Niños aterrados creen que son invisibles tras broma viral, y algunos lo llaman abuso infantil