Mujer se filmó dando a luz en su jardín trasero frente a sus hijos

Una mujer llamada Sarah Schmid decidió traer al mundo a sus seis hijos fuera de un hospital.

Johanna, de 11 años, Jonathon, 10, Emanuel, ocho, Elisabeth, seis, Konstantin, tres y Kiran, uno, fuera del hospital han nacido de forma y en lugares totalmente distintos.

La mujer de 36 años se inspiró en optar por el "nacimiento libre", dando a luz al aire libre, ¡sin asistencia médica! Ella se había preparado para ser médico y, después de ver haber presenciado varios partos, decidió que no quería dar más a luz en un centro de salud.

"Estudié medicina, aunque ahora soy madre a tiempo completo", explicó Sarah, casada con Tim, de 41 años.

"Allí vi a personas dar a luz en el hospital y pensé: 'No puedo hacer esto. No es relajante’. Me hizo darme cuenta de que quería dar a luz sin intervención", explicó.

En septiembre de 2006 nació Johanna en la casa, con la ayuda de una partera, pero sin aliviar el dolor, en el segundo, Jonathon, decidió renunciar a cualquier asistencia.

"No me gustó tener una partera y el parto fue largo y doloroso. Estuve en trabajo de parto durante 15 horas", dijo. Así que empezó a leer y prepararse sobre cómo hacerlo sola.

En el momento en que se embarazó de Jonathon ya era una experta y se sentía perfectamente preparada para su llegada: en un bosque donde solía vivir. Era julio de 2008, ella estaba sola, cuatro horas después llegó Tim para tomar fotos.

Sarah vive en Francia, pero es de Halle, Alemania. "Puedo relajarme mejor afuera. Puedo mirar hacia el cielo, sentir hierba bajo mis pies y enfocarme. Lo encontré estresante en el hospital. Encontré el bosque muy relajante, así que pensé que era el mejor lugar para mí para tener a mi bebé”.

"Mi fuente rompió alrededor de las 11 p.m. y caminé hacia el bosque a la 1.30 a.m. y él nació alrededor de las 3.30 a.m.".

Dijo que no le preocupaba que alguien se tropezara con ella mientras extendía su manta de picnic y esperaba a su hijo. “Estaba muy aislada allí", expresó.

"Hubo una tormenta, entonces solo había árboles rotos. Era hermoso. No me importaba que Tim no estuviera allí. Sabía que tenía miedos sobre el nacimiento, especialmente porque no fue asistido”.

“Pero sentí que tenía que lidiar con mis propios miedos primero. No quería sentirme abrumada por el miedo. Él vino después. Lo llamé cuando nació el bebé", contó.

El padre le tomó fotos a su pequeño niño antes de irse a casa, sin visitar un hospital. Sin ningún tipo de atención médica, Sarah recibió a su hijo Emanuel en el jardín.

Explicó cómo Tim estaba tomando fotos de su barriga cuando sintió que tenía que pujar.

“El nacimiento sucedió tan rápido que solo tuve que detenerme a medio camino de la tienda, incluso sin llegar a ella. Pasaron solo 20 minutos antes de que saliera", relató.

En abril de 2012 llegó Elisabeth, dentro de la casa porque hacía frío. Su nacimiento fue rápido. "Ella nació en la sala de estar. Johanna quería verlo, ella estaba allí. Pero los chicos se habían ido al vecino”.

Todos los nacimientos los filmó, excepto los dos primeros.

Sarah pensó en el nacimiento en el agua para Konstantin en febrero de 2015, pero también quería ponerse de pie, por lo que quedó flotando desnuda en una colilla de agua.

"Tenía un barril de lluvia porque me gusta ponerme de pie. Pero llegó tan rápido que el barril estaba medio lleno. Corté el cordón yo misma, entregué la placenta y limpié al bebé", describió.

Finalmente, Kiran nació en el jardín trasero en septiembre de 2016, mientras sus hermanos observaban.

"Estaban muy emocionados y para nada asustados. Todos los demás nacimientos fueron por la noche, así que estaban encantados de ver uno. Ellos miraban la televisión cuando venían las contracciones, porque no son muy emocionantes, pero cuando el bebé llegaba salían corriendo”, explicó Sarah.

El video de esta experiencia fue publicado en su página de YouTube, donde obtuvo 688,000 visitas. Una segunda copia tiene 700,000 vistas, lo que significa que en total alrededor de 1.4 millones de personas la han visto dar a luz.

Pero a Sarah no le importa. "Una mujer parece una mujer. Es la cosa más natural y normal del mundo. No creo que sea extraño”, dijo.

El parto libre se refiere a una mujer que tiene un bebé sin la ayuda de ningún profesional médico, lo que significa que no habrá ningún monitoreo clínico, mucho menos administración de medicamentos para el dolor.

Con su elección, Sarah se ha encontrado con cualquier tipo de reacción de las demás personas, pero a ella lo único que le importa es tener una familia feliz y saludable.

Sarah ha escrito un libro, Freebirth - Self-Directed Pregnancy and Birth, sobre cómo tener un embarazo auto asistido.

PARTO BAJO EL AGUA

Sin embargo, Sarah no es la única madre a la que le gusta dar a luz de manera poco inusual. Una mujer decidió dar a luz en el agua y tuvo un espectador muy inusual: ¡un delfín!

El cetáceo se acercó y miró su proceso con atención. Así es el video que muestra todo el proceso, desde que la madre entra al agua a esperar la salida del útero de su pequeño, hasta que el niño nace y es sacado lentamente a la superficie por una partera, bajo la mirada del delfín que no se pierde detalles.

Y en 2016, Simone Thurber, de 43 años, publicó las imágenes de su hija Perouze, cuando nació en una transmisión por YouTube.

Simone no tenía ningún alivio del dolor o una partera o un médico con ella.

"Puse el video en línea, simplemente porque pensé que algunas personas estarían interesadas en cómo sería dar a luz en la naturaleza y para inspirar a las mujeres que si quisieran podrían tener un hijo fuera de un hospital”.

"No soy una mamá gitana hippy, pero quería que mi cuarto hijo naciera lejos de las máquinas", explicó.