Me dejó, escogió otra familia, pero siete años después yo adopté a su hija

Mira esta historia. A veces creemos que nuestro futuro será uno, pero el destino nos demuestra que nuestro futuro puede llegar a ser otro, y puede cambiar en cuestión de segundos.

“Hace un tiempo tuve un viaje de negocios y me encontré por casualidad con Kirill, estaba soltero, que trabajaba como conductor y nos llevó por toda la zona. Yo tenía 23 años, y él 25. Nos conocimos y nos pusimos a hablar. Me pareció que Kirill era muy agradable.

Intercambiamos teléfonos y nos fuimos. Recordé a Kirill, pensé en él, no me detuve y lo llamé por primera vez. Apareció, me dijo que al siguiente día iba a la ciudad y acordamos encontrarnos.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Recuerdo ese día cuando me lo encontré a mitad de camino y comprendí que me encantaba y que nadie más me es necesario. Nos quedamos juntos un par de horas. Kirill prometió llevarme el próximo fin de semana a las montañas, un lugar que es muy hermoso.

Pero en dos días dejó de aparecer.Lo llamaba y no tenía respuesta. Pasaba una semana y otra. Quería por lo menos entender lo que sucedió, pero Kirill no estaba, se había ido.

Entiendo que lo vi solo dos veces y que estas reuniones no lo obligaron a ir más allá, pero no pude conciliar con el hecho de que no lo veré.

Después de haber pasado las vacaciones en un día, fui otra vez a esa zona y encontré a Kirill en su trabajo. Se sorprendió cuando me vio.

- ¿Por qué no contestas mis llamadas? - Ahí estaba mi primera pregunta.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Al principio, Kirill estaba confundido, luego me tomó por los hombros, me miró a los ojos y admitió:

- Yo tengo una niña. Perdona que te ilusioné y te llevé a las montañas. Cuando te conocí, estaba enojado con mi chica y pensé que no nos reconciliaríamos más. Pero ahora estamos bien, nos casaremos pronto.

Escuché a Kirill en voz baja y sin histeria, le deseé buena suerte y me fui. Pero ya entonces supe que no olvidaré a esta persona, incluso si nunca más nos encontraremos.

Intenté conocer a otros, mejorar las relaciones con otro hombre. Solo después de 3 años entonces tuve un novio. Pero en dos meses antes de la boda entendí que no me enamoraré de esta persona.

Me pareció que casi olvidaba a Kirill tan repentinamente una vez que me soñó. Nunca confié en los sueños, intenté no recordarlos. Y siento esto todo el tiempo, tanto, que quiero ver a Kirill para decirle algo que le quiero decir, pero no puedo.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

El mismo día lo encontré en las redes sociales y escribí solo dos líneas: "Hola, Kirill, si me recuerdas, responde".

Al día siguiente, para mí, vino la respuesta en la que Kirill informó que él me recuerda bien. Y luego habló brevemente de sí mismo: vivía perfectamente con la esposa, pero recientemente ella murió. Asimismo su hija está creciendo, y trabaja también como conductor.

Fue realmente sorprendente para mí, pero no sabía qué contestarle. Han pasado muchos años desde que lo recuerdo, y ahora tener que mirar su respuesta. Pero luego decidí invitar a Kirill con la hija a la ciudad a un centro infantil.

Esta idea le gustó mucho. Nosotros dos hablamos por una semana más, y después llegó. Me enamoré de su hija apenas la vi, y rápidamente encontré con ella un lenguaje común. Todavía era pequeña y muy necesaria en ella la caricia materna. 

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Hace medio año nos comunicamos con Kirill y ni siquiera comenzamos una conversación sobre la vida conjunta. Pero cuando la niña ya con alegría me echó los brazos al cuello en una reunión, Kirill hizo la propuesta.

Estaba muy confundida y dudaba. Y cuando estuve de acuerdo, admití que tenía miedo de esta situación tan difícil.

- Esta es tu niña, y es como una hija para mí - le respondí entonces.

En tres meses, Kirill se mudó con la hija a la ciudad y comenzamos a vivir juntos. Dimos a luz a un hijo. La hija mayor creció y con mucho gusto se encuentra con el hermano. No sé, todo resultó así”.

Fuente: Pixabay

Fuente: Pixabay

Con respecto a la adopción, este es un tema que muchas personas no aceptan, pero que muchas otras ya están viendo como una opción, a pesar de ya tener hijos propios.

Estos esposos, por ejemplo, trabajan en un circo e intentar adoptar a un niño, pero los trabajadores sociales tienen dudas sobre su capacidad de ser padres, entonces la pareja les empieza a mostrar todo lo que tienen para darle a este niño, pero de una forma muy peculiar.

Artículos relacionados
Dec 17, 2018
"Ella era mi hijo": La fuerte historia de cómo su hijo de 4 años sabía que no era un varón
Feb 08, 2019
"Aquí estoy mamá, en tu tumba; soy licenciada como te lo prometí": la emotiva historia de una hija
Dec 13, 2018
La tragedia de una mujer que fue violada y falleció 17 años después, todavía espera justicia
Jan 15, 2019
Llevaban años divorciados, pero ella igual halló una razón para donarle un riñón y salvar su vida