Alcalde de Tijuana declara "crisis humanitaria" y pide apoyo de ONU para caravana de migrantes

El alcalde Juan Manuel Gastelum de Tijuana, México, declaró una "crisis humanitaria" y se acercó a las Naciones Unidas para brindar ayuda a casi 5,000 migrantes centroamericanos que pisaron la ciudad.

Según el funcionario, el gobierno federal mexicano prestó poca asistencia, pero no fue suficiente. Dijo que no usaría los recursos de su ciudad para ayudar a arreglar las circunstancias.

Los funcionarios y voluntarios de la ciudad habían trabajado juntos para ayudar a 4,976 hombres, mujeres y niños que llegaron a las fronteras de la ciudad después de un mes de vivir en la carretera. Al ver cuán grave era la situación, el alcalde Gastelum se vio obligado a pedir ayuda a la O.N.U.

Según SFGate, la administración Trump había estado castigando la caravana durante semanas. Dijeron que el grupo está formado por criminales, miembros de pandillas y terroristas, aunque no hay ninguna prueba de que el gobierno de Trump haya usado tales términos.

El jefe del departamento de servicios sociales de la ciudad, Manuel Figueroa, reveló que Tijuana había estado ofreciendo asistencia a través de baños y duchas portátiles, y que estaba dando champú y jabón gratis.

Aún así, los migrantes necesitan más apoyo.

El alcalde Gastelum dijo: "No tenemos la infraestructura suficiente y necesaria para atender adecuadamente a estas personas, para darles un espacio decente. No voy a gastar el dinero de Tijuana (los ciudadanos)".

El 22 de noviembre de 2018, el gobierno del alcalde pidió ayuda a la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

Mientras tanto, un día antes de que el alcalde Gastelum se acercara a la organización internacional, el presidente Trump expresó en el Día de Acción de Gracias que estaba amenazando con cerrar la frontera de los Estados Unidos con México por un período de tiempo, que dijo que permanecerá sin revelar. Dijo que no dudaría en seguir adelante si su administración descubre que México ha perdido el "control" de su lado.

Recientemente, el jefe de personal de la Casa Blanca, John Kelly, firmó un memorándum que indica que el Pentágono tiene la autoridad para permitir que las tropas usen la fuerza, incluida la fuerza letal si es necesario, para proteger al personal federal en la frontera.

"El personal militar desplegado no debe, sin más instrucciones de su parte, realizar actividades civiles tradicionales de aplicación de la ley, como el arresto, el registro y la incautación en relación con la aplicación de las leyes", según se lee en el memorando obtenido por el corresponsal de seguridad nacional de CBS News David martin

Mientras todo esto ocurría, un pequeño grupo de migrantes marchó a un cruce fronterizo el 22 de noviembre de 2018, donde exigieron mejores condiciones de vida en sus refugios.

El grupo estaba formado por unos 150 inmigrantes y se habían separado de la caravana. Con banderas blancas que decían "La paz y Dios" o "Paz y Dios", el grupo estaba a menos de 500 pies de los Estados Unidos, según el San Diego Union-Tribune.

El presidente Donald Trump afirma que la caravana de migrantes es una "invasión", pero sus críticos opinan que el movimiento es una táctica de campaña.

Artículos relacionados
Dec 13, 2018
Migrantes instan a Donald Trump a que los deje entrar o pague $50.000 a cada uno para regresar
Feb 05, 2019
Inmigrante saltó el muro con 8 meses de embarazo, tuvo un bebé con Síndrome de Down y pide ayuda
Feb 01, 2019
Chica de 17 años se fue de casa para unirse a la caravana de inmigrantes y ayudar a su mamá
Personas Apr 01, 2019
Niño de 2 años herido de bala en la garganta espera cruzar la frontera para tener una mejor vida