Peligroso pedófilo intentó llevarse a niña de salón de clases justo tras escapar de prisión

John Harris ha sido descrito como "realmente aterrador" y un "hombre peligroso". Harris fue apresado por siete años y medio, y ha sido regresado a una prisión de alta seguridad.

Un pedófilo descrito como "la peor pesdilla de todo padre" ha escapado de una "prisión abierta", tras lo cual caminó hasta una escuela, tocó a la puerta de un salón de clases y puso su brazo alrededor del cuello de una niña, diciendo "simplemente me llevaré a esta niña".

John Harris, de 36 años, fue apresado por un juez tras intentar raptar a la jovencita. Fue sentenciado a siete años y medio y enviado de vuelta a una prisión de mayor seguridad para pagar su sentencia.

También le dieron 4 años de supervisión luego de cumpla su sentencia, llevando su sentencia a 11 años y 6 meses. Harris se escapó de la prisión Leyhill, en Gloucheshire, en octubre, tras lo cual logró llegar al patio de una escuela primaria.

Tocó a la puerta de un aula donde dos estudiantes y una asistente de maestro estaban solas. La víctima abrió la puerta, intentando mostrar cortesía. Harris preguntó "¿es esta la recepción?. Le respondieron que no, tras lo cual puso su brazo alredor del cuello de la niña.

"Simplemente me llevaré a esta niña", dijo.

La asistente dijo "no lo creo", y lo sujetó por el brazo. Otro empleado de la escuela se llevó a las niñas a un lugar seguro, mientras la asistente escoltaba a Harris a la recepción. En camino, él le dijo que debería llamar a la policía, y ella le dijo que eso haría.

La directora fue informada y la escuela entró en modo de emergencia, con puertas cerradas y luces encendidas. Los niños se escondieron en bajo sus escritorios mientras Harris recorría el patio, mirando por las ventanas e intentando abrir buertas, según se dijo en la corte.

La policía llegó a eso de las 9:45am, y Harris inmediatamente admitió que había escapado de prisión. Luego de ser arrestado y llevado a una patrulla, le dijo a los oficiales que "yo solo quería llevarme a un niño".

La policía informó al personal de la prisión de baja seguridad de Leyhill, quienes ni siquiera estaban al tanto de que un pedófilo había desaparecido de la prisión. Harris, nacido en Londres, se declaró culpable de escapar de custodia legítima, secuestro, y violación de su orden preventiva por ofensas sexuales.

El juez Michael Cullum dijo que Harris es "realmente aterrador" y un "hombre peligroso" con significativo riesgo de reincidir. Agregó que "usted es la peor pesadilla de todo padre. Un hombre que escapó de prisión e intentó llevársela. Sus padres jamás lo olvidarán, sólo espero que ella pueda hacerlo. Pero con sus 8 años, sospechó que siempre lo sabrá".

Los padres están comprensiblemente aterrados, diciendo que "en algún punto, los sistemas de la sociedad les fallaron".

Harris previamente había entrado a un pabellón infantil en un hospital, cuchillo en mano, diciéndole al personal "quiero llevarme a un niño". Harris ya estaba condenado a una sentencia indefinida cuando la junta de libertad bajo palabra lo transfirió de la prisión Brixton a HMP Leyhill, contraviniendo recomendaciones de psiquiatras, en mayo.

Con poco apoyo en Leyhill, la salud mental de Harris se fue deteriorando, y comenzó a decirle a los guardias que quería llevarse a un niño, por primera vez en 2005. En 2008, Harris entró por primera vez a un hospital, buscando un niño y blandiendo un arma blanca, antes de señalar a una niña de 12 años y decir "con ésta bastará".

La abogada defensora dijo que Harris claramente es un pedófilo, pero que en las tres ocasiones que intentó raptar víctimas, no tenía posibilidades de tener éxito. Argumentó que eran simplemente llamados de auxilio, para que alguien lo ayudase a lidiar con sus oscuros instintos.

También se refirió a la falta de sosporte mental en la prisión Leyhill. Harris se disculpó con la familia y con la víctima, diciendo "no soy quien quisiera ser. Estoy muy perturbado. Lo he estado toda la vida. Es aquí donde debo estar. Lo siento".

Regan dijo que Harris ha sido acosado en la prisión Horfield de alta seguridad, en Bristol, a donde fue trasladado tras el incidente, y que comenzó a auto-lesionarse. Un psiquiatra explicó que su salud mental seguirá deteriorándose en prisión, y que eso exacerbará su peligrosidad.

Rachel Drake, la fiscal del caso, leyó reportes de impacto de las víctimas. Una de las víctimas ya no puede conciliar el sueño, y teme que Harris vuelva por ella. Sus padres ya no pueden dejarla sola ni un minuto. Otro reporte, de la directora, dijo que los padres están comprensiblemente aterrados, diciendo que "en algún punto, los sistemas de la sociedad les fallaron".

Un total de 9 prisioneros se escaparon de Leyhill el año pasado. En agosto, los violadores John-Paul IKnowlson y Stuart O'Neill se escaparon antes de que los atrapara la policía. Se cree que forzaron una puerta para escapar. El asesino Keith Whitehouse escapó en febrero, pero fue arrestado tras ser avistado por ciudadanos.

En otro caso similar, padres furiosos quieren que un pedófilo sea "dado de comer a los lobos" tras descubrir que se fue liberado por la corte, con permiso de vivir en una calle residencial donde también queda una escuela.

Lee Holmes admitió ver clips de video de más de una hora de niños siendo abusados sexualmente de horribles maneras. El padre de 48 años fue arrestado por 227 cargos de videos categoría A, la más seria de todas, en su colección de material de abuso infantil descargada por internet. Ahora, vivirá a meras cuadras de una escuela primaria.

En total, la policía halló más de 1.837 imágenes o clips de video en dos computadoras y un disco duro, durante una redada en su hogar en Hull, Inglaterra, el 30 de agosto. También tenía una imagen de pornografía extrema. Algunas de las víctimas tenían apenas 4 años de edad.

En otro sorprendente escape de prisión, un grupo de presos saltaron de botes de basura para escapar de prisión fue captado en vídeo Al menos tres prisioneros y dos guardias de seguridad fueron acusados por haber colaborado con el insólito escape.

Es posible que estando en prisión la libertad solo sea un sueño distante, pero Jeremy Hunt de 38 años y Justin Stumler de 27, intentaron hacerlo realidad por sus propios medios.

Una cámara de seguridad capturó el momento en el que estos dos prisioneros de mínima seguridad del Departamento Metropolitano de Correcionales de Louisville, salen de unos botes de basura que otro encarcelado sacó afuera del edifiicio, donde generalemente llega un camión a llevarse los desechos.

Artículos relacionados
Jan 16, 2019
Horrible video revela a niña de 8 años llevada por hombre que salió de la cárcel 9 días antes
Jan 12, 2019
Pedófilo convicto confiesa ser el asesino del caso no resuelto de JonBenet Ramsey
Dec 12, 2018
Niña de 9 años se quitó la vida tras ser acosada
Jan 17, 2019
Dentista español acusado de asesinar a sus propios mellizos fue hallado sin vida en prisión