Inspiradora historia de una madre cuyo hijo le pidió que preparara dos almuerzos para la escuela

El buen corazón de una madre se reflejó en su pequeño hijo cuando le hizo una solicitud que la sorprendió. 

Sin vacilar un pequeño le pidió a su madre que le empacara dos almuerzos, ella sin hacer pregunta alguna consintió su deseo y mientras, aprovechaba para dejarle notitas.

Esta familia puede usarse de ejemplo de hospitalidad, pues sin pensarlo dos veces ayuda a su prójimo y no pide nada a cambio, reseñó Upsocl.

A través de las redes sociales se conoció el caso poco habitual, sobre todo en la actualidad, razón que hace exponencial la sensación de esperanza por la humanidad. 

UNA PROPUESTA UN POCO CONFUSA

Dylan llegó a su casa con una inquietud que lo apremiaba, el chiquillo le pidió a su madre, Jossette Durán, que le preparara dos almuerzos escolares y aunque no preguntó el porqué, la confusión se apoderó de ella.

Sin nada que decir ella obedeció a su hijo. Lo que no sabía es que detrás de la petición había un acto de generosidad que llenó de orgullo su corazón. 

Un compañerito de su hijo no estaba llevando almuerzo y al ver esto el pequeño Dylan pidió que en vez de uno, le sirvieran dos para así tener que ofrecerle de comer.

Cuando se aclaró la duda Jossette le dejaba notas como: “tengan un buen almuerzo chicos”, sin duda su hijo sacó su buen corazón.

UN AGRADECIMIENTO ETERNO

La madre del pequeño que fue ayudado por Dylan llegó a la oficina del director de la escuela unos meses después, solicitó la presencia de Durán para pagarle, pero ella se negó. 

Imagen tomada de: Pixabay

Imagen tomada de: Pixabay

“Ella dijo: Sé que esto no es mucho pero acabo de obtener un trabajo y sé que has estado alimentando a mi hijo”, contó Durán. 

Al ver la acción Durán tomó la decisión de hacer algo más ya que se desempeñaba como entrenadora del equipo de voleibol de niñas de la institución, recolectó 400 dólares y pago todas las deudas de almuerzo del colegio.

“Ahora nadie más debe dinero de almuerzo en ese colegio”, aseguró.  Y esto puso en evidencia que Dylan heredó su buen corazón.

Imagen tomada de: Pixabay

Imagen tomada de: Pixabay

LA SUPERACIÓN DE OBSTÁCULOS POR UNA MADRE

En otra historia de visión y esperanza, Chen Cifang, de 29 años, es un claro ejemplo de amor incondicional. El muchacho no tiene ambos brazos y se dedica a cuidar a su madre las 24 horas a pesar de su impedimento.

Lu Dungyue tiene 68 años y sufrió de un derrame cerebral que la dejó imposibilitada y su hijo se abocó a atenderla con amor y esmero.

Imagen tomada de: Pixabay

Imagen tomada de: Pixabay

“No importa lo que haga por ella en este momento, no puedo expresar cuánto le debo y cuánto la amo", relató según Daily Mail.

El joven asegura que lo que hace no tiene nada especial y que eso es su deber como hijo. “Mi madre pasó por grandes dificultades criándome. Sin embargo, nunca ha pensado en abandonarme”, agregó.

Artículos relacionados
Dec 17, 2018
"Ella era mi hijo": La fuerte historia de cómo su hijo de 4 años sabía que no era un varón
Historias Mar 29, 2019
Inspiradoras historias de personas que salvaron la vida de otros
Personas Apr 09, 2019
Madre cuyo hijo desapareció hace desesperada petición: "ya no puedo con esta angustia"
Jan 21, 2019
Madre de Julen, el niño atrapado en un pozo, todavía habla con su hijo muerto todos los días