Una poderosa oración para ayudar a quienes están de luto en esta temporada navideña

Si tu 2018 estuvo marcado por dolorosas pérdidas que oscurecen esta temporada navideña, busca refugio en la fe con esta poderosa oración.

La Navidad debe ser una época de felicidad y tiempo en familia. Es por eso que, para quienes están pasando por un proceso de luto, estas fechas pueden ser especialmente difíciles.

El peso del año tiende a caer sobre nosotros en el mes de diciembre, y para algunos, puede ser suficiente como para colapsar. La depresión, nostalgia y soledad acechan en Navidad.

Y si entiendes de lo que estamos hablando, quizás sientas que este año ha sido una pesadilla. Quizás sientas tu vida hecha pedazos, y que no puedes ya contener las lágrimas. Si es así, sólo existe una solución: el poder de esta oración.

Fuente: Freepik

Fuente: Freepik

Señor Jesús, estoy abrumado. Mi corazón está pesado y cargado. Las pérdidas de este año me aplastan, y superan mi paz y mi dicha.

Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón;Y salva a los contritos de espíritu. Salmo 34:18

Sé que nos dirás que eres cercano a los quebrantados, pero no te siento. Me siento perdido, abandonado y sin esperanzas. Mi espíritu está aplastado, pero no te siento rescatarme.

Te necesito. Necesito que me acerques a tí. Necesito que levantes mi espíritu y me rescates. Necesito que tomes mi luto y me des un espíritu de dicha.

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1 Pedro 5:10

Sé que esta temporada tiene un principio y un fin. Pero ahora siento que nunca terminará, y necesito esperanza, esperanza para creer que realmente me vas a restaurar y fortalecer.

Necesito esperanza para creer que un día me habrás reparado y me sentiré bien. Necesito una visión del futuro que tienes para mí, un futuro de esperanza y bendiciones tuyas.

Jehová es mi fortaleza y mi escudo;En él confió mi corazón, y fui ayudado,Por lo que se gozó mi corazón,Y con mi cántico le alabaré. Salmo 28:7

Mientras camino por las tribulaciones de la vida, aprendo de nuevo a confiar en tí. Sé que cuando salga de esto al final, habré aprendido a serte totalmente fiel. Sé que me ayudarás.

Dame una visión para ver las muchas formas en que obras aquí y ahora a mi alrededor para ayudarme. Llena mi corazó nde dicha para reventar en canciones de agradecimiento.

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

Es muy fácil distraerse, enfocarse en las muchas pérdidas que he tenido. Perdóname. Ayúdame a centrar mis pensamientos, mi atención en tí. Ayúdame a aferrarme a tí, a tu palabra, a tus promesas. Ayúdame a ser reparada por tú, porque sé que es la única forma de hallar la paz perfecta.

Fuente: Freepik

Fuente: Freepik

Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. Sofonías 3:17

Regocíjate en mí. Calma mis lágrimas. Lléname de dicha. Ayúdamente a sentir tu amor de forma tangible.

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:16

Nunca he necesito tu misericordia y tu gracia más que ahora. Estoy parada ante tu trono, rogando que la viertas sobre mí. Cúbreme de tus regalos, tu bondad. Eres mi única esperanza.

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:7

Sigo dándote mis preocupaciones, mis problemas, pero parece que siempre vuelvo a retomarlas. Ayúdame a liberarlas a tí de una vez por todas. Tómalas, Señor. No puedo lmás con su peso. Los problemas y preocupaciones me están aplastando, sacándome la vida.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Romanos 8:26

Soy inexplicablemente debil. Colapso bajo el peso del dolor y el sufrimiento. No tengo palabras para rezar, nada más que un corazón roto que ofrecerte. Ayúdame en mi debilidad, intercede en mi nombre. Vierte tus oraciones y tus gemidos sobre mí. No hay oraciones más preciosas que las que tu viertas sobre mí.

No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Isaías 43:18-19

Cuando te llevas algo, sé que hay una razón. No entiendo tus caminos, tu propósito. No entiendo porqué hemos sufrido estas tremendas pérdidas. Pero sé que crearás un camino. Sé que tomarás el pasado y forjaras algo nuevo. Sé que siempre trabajas a mi alrededor o en mí. Haz algo nuevo en mí. Me rindo ante tí.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28

Padre, tú nos dices que todo funciona para bien, pero no lo veo ahora. No sé porqué la enfermedad y la muerte pueden hacerme bien. No tengo tus ojos en esta situación, pero confío en tí. Te he visto convertir el más difícil dolor y usarlo para el bien. Quiero creer que tomarás este año y harás lo mismo.

Ayúdame a creer.

Volveos a la fortaleza, oh prisioneros de esperanza; hoy también os anuncio que os restauraré el doble. Zacarías 9:12

Quiero estar entre aquellos que albergan esperanza, porque tú eres mi única esperanza. No sé cómo atravesar estas tribulaciones. No sé cómo seguir viviendo ante estas pérdidas.

Ayúdame a aferrarme a tí. Ayúdame a aferrarme a la promesa de que tienes una gran bendición guardada para mí, una bendición mucha más grande que mis problemas.

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:22-23

Gracias por tus misericordias interminables, por tu fidelidad perfecta. Gracias porque cada día está lleno de tu amor, tu bondad, tu gracia. Dame ojos nuevos para ver la belleza de esta vida que me has dado, a pesar del dolor y el sufrimiento que enfrento hoy.

Porque un momento será su ira. Pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría. Salmo 30:5

Dios, gracias por tus favores futuros. Hay un final a este dolor, este sufrimiento. Sólo te pido que me sostengas a través de las noches, mientras esperamos juntos para ver el sol de la mañana.

En esta temporada navideña, dame una mirada nueva de quién eres Tú.

Ayúdame a recordar el sufrimiento que Tú viviste, cuando viste a tu único Hijo en la cruz, un regalo sólo para mí. Ayúdame a recordar con dicha y asombro los increíbles regalos que tenemos gracias a que nos diste un precioso bebé nacido en Navidad. Ayúdame a enfocar mi corazón y mi mente en Jesús. Dios conmigo.

Eres mi esperanza, mi única esperanza, en Navidad y todos los días. Que yo siempre tenga tu esperanza conmigo. En nombre de Jesús,

Fuente: Shutterstock

Fuente: Shutterstock

Tenemos que aprender que hay ocasiones en las que necesitamos ayuda divina y que, si pedimos, se nos dará lo solicitado. 

La envidia, el rencor, el egocentrismo y los malos pensamientos de las demás personas son realmente perjudiciales para cualquier persona. Por eso te tenemos esta oración para limpiarse de la energía negativa y abrir los caminos a la prosperidad.