Este es el último deseo de una mujer terminalmente enferma

"Sabemos que no podemos tener una cura, pero todo lo que queremos es tiempo. Me han dicho que luche contra esto".

El último deseo de una mujer moribunda es caminar hacia el altar, pero ella dice que necesita cambiar de hospital para realizar su sueño. A Kristie McWilliam, de 31 años, le dijeron que tenía un par de semanas para vivir cuando sus riñones comenzaron a fallar, después de una vida de batallas de salud.

Kristie, de Wallasey , llegó a los titulares cuando era obligada a vivir en una "burbuja" debido a la rara condición genética grave de inmunodeficiencia combinada (SCID), lo que significa que su cuerpo no puede combatir las enfermedades.

Después de un trasplante de médula ósea de su madre, Debbie Morgan, Kristie pudo ir a casa y llevar una vida activa, pero enfrentó batallas contra la diabetes y los efectos secundarios de su medicación a lo largo de los años.

Kristie, quien usa una silla de ruedas después de perder su pierna por una infección en la carne, dice que ahora está tan exhausta y enferma que no podía enfrentar un paseo por el pasillo.

La familia dice que sufrió una serie de experiencias traumáticas en los últimos años en el Arrowe Park Hospital, lo que significa que está desesperada por trasladarse al Royal Liverpool Hospital para la diálisis que necesita para prolongar su vida.

Kristie y su madre desconsolada, Debbie, dicen que creen que esto le daría a Kristie el tiempo y la energía para realizar su último deseo y caminar por el pasillo con su pareja de seis años, Josh Wilkinson.Pero la familia dice que les han dicho que el Royal "no tiene la capacidad" para tomar la diálisis de Kristie.

Ella dijo: "Mi último deseo antes de morir es casarme con Josh. Él es un diamante, es el amor de mi vida, y él es mi alma gemela, y mi último deseo es casarme con él y hacerle comprender cuánto el significa para mi.

"Sentiría una sensación de logro. Es como un sueño. Uno de mis sueños era ser madre, pero sé que eso nunca va a suceder".

Imagen tomada de Shutterstock

Imagen tomada de Shutterstock

Kristie dice que mientras estuvo en Arrowe Park en los últimos años ella contrajo una bacteria que "comía carne" que llevó a la amputación de su pierna.

Después de la amputación, los médicos se dieron cuenta de que erróneamente se había dejado un perno dentro de su muñón.

A pesar de recibir anestesia general, se despertó durante un procedimiento para limpiar una herida y aunque estab paralizada era "capaz de sentir todo".

Además, durante una sesión de diálisis, se deshidrató tanto que perdió el conocimiento y solo se reanimó después de que su madre la encontró en la sala.

Ella dijo: "El hecho es que han tomado una gran parte de mi vida cuando me tomaron la pierna. Ahora no tengo vida en absoluto. Tengo que ir allí a pesar de que me quitaron toda la vida".

Debbie dice que su hija está tan traumatizada por estar en Arrowe Park que lucha por completar sus sesiones de diálisis.

Ella dijo: "Ahora está aterrorizada por Arrowe Park. No quiere ir a ese hospital todos los días. Sé que si se sometiera a diálisis en el Royal mejoraría".

"Sabemos que no podemos tener una cura, pero todo lo que queremos es tiempo. Me han dicho que luche contra esto".

En una carta del Hospital de Enseñanza de la Universidad Wirral, NHS Foundation Trust, que dirige Arrowe Park, dice: "La salud general de la Sra. McWilliams lamentablemente se está deteriorando y, debido a que a la Sra. McWilliams le resulta difícil cumplir con el consejo y el tratamiento médico, no recibe la hemodiálisis óptima que estamos ofreciendo.

"La Sra. McWillliam ha expresado su creencia de que ella cumpliría mejor con su tratamiento si se lo proporcionara en (el Royal), ya que no experimentaría la ansiedad causada por sus asociaciones negativas con Arrowe Park Hospital".

La carta indica que el Royal rechazó una remisión de los médicos de Arrowe Park debido a la falta de capacidad y al hecho de que el tratamiento ofrecido sería el mismo que el que ya está recibiendo.

Imagen tomada de Shutterstock

Imagen tomada de Shutterstock

Una declaración de Gaynor Westray, Director de Enfermería y Obstetricia del Fideicomiso, dijo: "Nuestro objetivo es brindar la mejor calidad de atención posible a nuestros pacientes. Haremos todo lo posible para garantizar que los deseos de los pacientes se tengan en cuenta en cada parte de su viaje con nosotros".

"Si bien no podemos hablar de casos individuales, puede haber ocasiones en las que tengamos que tomar una decisión clínica que tenga en cuenta los intereses del paciente.

"Si un paciente, o su familia, siente que no recibe apoyo, buscaremos abordar cualquier inquietud de la mejor manera y con la mayor rapidez posible".

Un portavoz de Royal Liverpool y Broadgreen University Hospitals Trust dijo que el problema no estaba relacionado con la capacidad de camas, ya que la diálisis es un tratamiento ambulatorio.

Colin Hont, subjefe de enfermería, dijo: "Las decisiones con respecto a las derivaciones se toman en función de los mejores intereses clínicos de los pacientes. Seguimos las pautas nacionales para garantizar que se brinde la mejor atención de calidad al hogar de un paciente.

"La calidad de la atención proporcionada por las unidades locales de diálisis está en línea con los estándares nacionales".

HICIERON SUS ÚLTIMAS HORAS MARAVILLOSAS

Todos sabemos que llegará un momento para que tomemos nuestro último aliento y abandonemos este cuerpo humano. Sin embargo, las personas tienen deseos que anhelan cumplir por mucho tiempo.Quita de tu mente que puedes hacer las cosas después porque tienes mucho tiempo, pues lo único que tienes es el ahora.

Entonces, ¿qué hay en tu lista de deseos? No esperes más tarde, disfruta tu vida ahora.

EXTRAÑA PETICIÓN

Connie Willhite, nativo de Soperton y veterano de la Marina de los Estados Unidos, estaba siendo atendido en la Unidad de Cuidados de Hospicio en dicho centro médico, pero en vista de que su situación empeoraba en su batallaba contra el cáncer, quiso cumplir dos deseos finales antes de morir: ser bautizado y atrapar un pez más.

El capellán de VA, Sam Scaggs ayudó a Willhite con su bautismo, quien pidió la ceremonia para estar preparado para "cruzar" al más allá. Su familia se unió para presenciar el evento.

Luego, Greg Senters, su trabajador social del hospicio, organizó el último viaje de pesca para el hombre y suministró el cebo y el equipo, y el par, junto con el personal de enfermería, fue a Lake Leisure, un estanque ubicado detrás del Centro Médico donde se encontraba.

Artículos relacionados
Mascotas Mar 28, 2019
Niño terminalmente enfermo recibe cientos de videos de perritos para alegrar sus últimos días
Dec 18, 2018
Mujer con ELA murió sin cumplir su deseo de que se le practicara la eutanasia
Salud Apr 04, 2019
Madre de 7 con cáncer de mama etapa IV espera cumplir desgarradora lista de deseos antes de morir
Dec 19, 2018
Deseo de niña enferma de 11 años se hace realidad con primer viaje familiar de su vida