Investigación sobre caída de Julen puede llevar a 4 años de prisión a quien sea declarado culpable

Las autoridades españolas se encuentran investigando quién es el responsable de la construcción del pozo ilegal en el que cayó Julen.

Según reportó Telecinco, todo indica que tanto el pocero como el dueño de la finca podrían ser declarados culpables de la caída del pequeño de dos años.

De ser encontrados responsables de este incidente, las sanciones administrativas y penales oscilan entre 6000 euros de multa y cuatro años de prisión.

Juan Sánchez Zabala, abogado penalista, explicó que la responsabilidad podría ser del pocero, de la empresa que quitó la tapa y del dueño de la finca.

Las leyes indican que cualquiera que con su actuación haya creado una situación de riesgo para que el niño cayera, podría ser responsable.

CONTINÚAN LAS INVESTIGACIONES

Además, según el abogado, podrían enfrentarse a un delito de lesiones por imprudencia o en el peor de los casos a un delito de homicidio imprudente.

El juez que determinará esto también tendrá en cuenta la responsabilidad civil económica, por un lado el gasto hecho en la búsqueda y por otro una indemnización a la familia de Julen.

Las sanciones por construir el pozo ilegalmente son de hasta 6000 euros, aunque el hecho de que haya ocurrido un accidente por no taparlo bien supone una multa de hasta 300.000 euros.

Desde que el pequeño cayó al pozo las autoridades de Málaga comenzaron la investigación penal correspondiente, que se trata como una negligencia.

EMPIEZA LA FASE MÁS IMPORTANTE DEL RESCATE

El País informó que la misión de rescate de Julen, el pequeño que cayó a un pozo el pasado 13 de enero entró en una fase crítica.

La misión de rescate se ha visto afectada por una serie de contratiempos debido a la dificultad del terreno y las reducidas dimensiones del pozo.

Los mineros especializados que bajarán para cavar manualmente se preparan para comenzar con la etapa más peligrosa del rescate.

Cientos de rescatistas altamente capacitados trabajan sin descanso y ahora se acercan a la fase más crítica de esta labor.

La Brigada de Rescate Minero de Hunosa será la encargada de completar la siguiente etapa de la misión, que consiste en excavar una galería de cuatro metros a 60 metros bajo tierra.

Además de los mineros, 13 ingenieros y bomberos especializados del Departamento de Bomberos de Málaga trabajan en conjunto para salvar al niño.

En las próximas horas comenzaran a descender los mineros y se espera que puedan sacar al pequeño Julen del pozo lo antes posible.