"Ya no nos sirve": mujer es secuestrada y desechada cuando descubren la cicatriz de una cesárea

La joven María Guadalupe, de 20 años de edad, fue sometida por tres hombres cuando salía de una estación del metro y fue empujada a la fuerza a un vehículo Chevy.

A la víctima le amarraron las manos y por varias horas sufrió agresiones sexuales. “Tienes los dedos muy pequeños; te los vamos a cortar para mandárselos a tu familia”, le dijeron los delincuentes.

Esto ocurrió en la estación La Candelaria, en México, justamente un día después de que se anunciara una nueva estrategia de seguridad en el Metro para combatir los intentos de secuestro en el Sistema de Transporte Colectivo (STC), cuyas denuncias se hicieron virales a través de las redes sociales desde el mes de enero.

Metro de México. Fuente: Flickr

Metro de México. Fuente: Flickr

Posteriormente, María Guadalupe acudió al Ministerio Público a presentar su denuncia y relató que la privación de su libertad ocurrió a las 5:00 de la tarde, en la zona de puestos ambulantes a la salida de esa estación del Metro.

La Policía de Investigación reportó que la víctima recordó que su primer agresor, que la tomó por el cabello y la subió a la parte trasera del automóvil, era de tez morena, boca pequeña y tenía un tatuaje en el cuello.

Mujer con manos atadas. Fuente: Pixabay

Mujer con manos atadas. Fuente: Pixabay

También recordó que dentro del vehículo le tallaron la espalda con diversos objetos, le desprendieron la blusa, pero al darse cuenta de la cicatriz de cesárea frenaron el auto y dijeron: “Ya no sirve”.

Estuvieron circulando por varias horas, pero no pudo identificar a sus agresores debido a la crisis nerviosa en la que se encontraba.

Finalmente fue arrojada en las inmediaciones de la misma zona donde la retuvieron y la amenazaron para no fuera con la policía, alegando que ya tenían ubicada a su familia.

“Nunca me dejaron sola, nunca me bajaron del vehículo hasta que me aventaron de la puerta y fue cuando un hombre gordo me dijo que no fuera con los policías, porque ya me tenían identificada y si solicitaba el apoyo ellos irían por mi familia”, contó la víctima.

La joven encontró un grupo de policías, a quienes les comentó lo sucedido y rindió su declaración ante el Ministerio Público de la Coordinación Venustiano Carranza 3, donde abrieron una carpeta por el delito de privación de la libertad en grado de tentativa.

Otro hecho relacionado con agresión a la mujer se suscitó en Lahore, capital de la provincia india de Punjab, donde la ministra de Salud, Yasmin Rashid, anunció la formación de un comité de tres miembros que investigará la supuesta violación de una mujer en el hospital de la ciudad.

El comité está presidido por el Director del Hospital de Servicios, Dr. Mehmood Ayaz, la Dra. Rubeena Sohail y el profesor de Medicina Forense, el Dr. Arif Rasheed.

Trascendió que la mujer de 35 años fue ingresada al hospital en cuestión, donde se sometió a una cirugía por hemorroides, siendo dada de alta más tarde esa noche.

"A medida que su dolor aumentó en la noche, la mujer fue llevada al hospital Sheikh Zayed, donde se determinó que habría sido supuestamente violada", decía el reporte.

El equipo médico aseguró que no encontraron pruebas de violación, pero Eryka Bykova, de 35 años, cedió su derecho a la privacidad como víctima para revelarle a audiencias de televisión rusa la realidad sobre su experiencia y contó algunos detalles sobre el supuesto ataque.