Cachorrito callejero enfermo fue rescatado tras extender su patita y pedir ayuda

Cuando Kylina Turner vio por primera vez a Caro, no se dio cuenta de que el pequeño bulto de piel era en realidad un perro.

En la historia compartida en The Dodo, se contó que el pastor alemán rogó por ayuda. "Pensé que era un animal de peluche", dijo Turner a The Dodo. "Estaba completamente congelado, mirándome. Pensé que debería verificar por si acaso, y mientras caminaba hacia él, su oreja se contrajo".

"Me sorprendió completamente que se tratara de un animal", agregó Turner, "y mucho menos un animal vivo".

ATRAPADO EN UNA CAMA DE ALAMBRE

Las piernas de Caro estaban atrapadas en en la estructira de una cama de alambre en el patio trasero de una propiedad de Austin, Texas. Estaba demasiado débil para liberarse, pero Caro sabía que Turner era su única esperanza, así que le tendió la pata.

"No me tenía miedo y no hizo ningún ruido. Él solo vio lo que estaba haciendo con una mirada en blanco en sus ojos. Creo que sabía que iba a ayudarlo".

Turner estaba aterrorizada de tocar al perro esquelético, así que ella se quitó el suéter y lo envolvió alrededor de su pequeño cuerpo de 18 libras antes de levantarlo cautelosamente de la cama. Ella se sorprendió de lo confiado que era el joven perro.

"Él siguió justo a mi lado mientras caminábamos hacia mi auto, donde inmediatamente se quedó dormido, finalmente sintiéndose seguro", dijo.

DIRECTO AL VETERINARIO

Temiendo que el cachorro estuviera demasiado enfermo para soportar un viaje de 20 minutos hasta el refugio de animales más cercano, Turner decidió ir directamente al veterinario. Cuando llegó, el equipo se aseguró de que estuviera estable y en el proceso, se enamoró del perro de 6 meses.

"Los técnicos veterinarios me dijeron que lo mantendrían allí y juntarían su dinero para pagar su recuperación. Esa noche comencé un GoFundMe para Caro".

Un chequeo reveló que el perro joven estaba desnutrido, quemado por el sol y deshidratado, y tenía el  peor caso de sarna que el veterinario había visto nunca.

LAS VISITAS DIARIAS

Sin saber si Caro sobreviviría al tratamiento médico, Turner no desistió en el intento, pero el perro apenas podía moverse.

"Durante la semana que Caro estuvo en el veterinario, lo visité y lo revisé a diario. Los técnicos siempre estaban muy entusiasmados con las cosas más pequeñas: 'Levantó la cabeza hoy', 'Caminó al otro lado de su jaula' 'Hoy pudo comer alimentos sólidos'. Fue desgarrador".

A pesar de lo poco que Caro podía interactuar con su entorno, Turner se encontraba cada vez más apegada al perrito enfermo. Decidió que, una vez que Caro dejara al veterinario, lo acogería hasta que él recuperara su fuerza.

NUNCA LO DEJÓ

Una vez que ella lo rescató, por supuesto, las cosas no fueron tan bien planeadas.

"No pasó mucho tiempo hasta que me di cuenta de que no sería capaz de renunciar a Caro. Las primeras dos semanas fueron duras. Mi perro de 7 años, Casey, no estaba muy interesado en perder su título de hijo único, ¡pero rápidamente se convirtieron en mejores amigos!".

Turner le dio a Caro baños medicados para tratar su sarna y le dio pequeñas comidas cuatro veces al día para ayudarlo a subir de peso. Poco a poco, Caro se transformó.

Su espeso pelaje marrón y negro comenzó a crecer y con cada libra que ganó, comenzó a parecerse más y más a un joven pastor alemán sano. Gracias al compromiso de Turner, Caro es como un perro completamente nuevo.

"Ahora tiene 9 meses y pesa 50 libras, con el pelaje más suave y mullido que existe y absolutamente sin problemas de salud", dijo Turner.

Aunque Caro no se parece en nada a su antiguo yo, dentro de él sigue siendo el mismo perro de confianza que Turner conoció el primer día.

CONFIANZA Y AMOR

"Tiene la mejor disposición de cualquier perro que haya tenido o conocido. Es el perro que más confía y ama a las personas, incluidos los niños... es un bebé sumiso que nunca ladra a pesar de ser un pastor alemán 'aterrador'".

Meses más tarde, Turner está tan contenta de que ella notó a Caro y no puede imaginarse la vida sin él. "Caro nos ha traído más felicidad de lo que creía posible", dijo Turner. "Es el cachorro más divertido y nos reímos constantemente de algo que está haciendo".

Caro también está bastante contento con la situación. "Una vez que su energía ha disminuido, se convierte en el osito de peluche más dulce", agregó. "Me duermo envuelta alrededor de él en mi cama y él no se mueve en toda la noche".

CHEQUEOS Y FACTURAS

La nueva madre humana de Caro, precisó en el perfil del GoFundMe que el estado visitaba y llamaba para ver cómo progresaba el perro.

La recaudación de fondos la inició porque debía pagar algunas facturas de su veterinario y porque sabía que el peludo amigo necesitaría meses de tratamientos para su completa recuperación.

Mientras tanto, en esta otra historia similar, Ceser tuvo la oportunidad de volver a comenzar como un perrito totalmente nuevo y guapo.

El perrito de raza Yorkshire-Terrier sufrió mucho en su corto tiempo de existencia, pero recibió una gran transformación.

El can pasó más de 10 años en una caja oscura, pero por fortuna fue rescatado por autoridades policiales, quienes le dieron una segunda oportunidad.

ⓘ POSTS.AMOMAMA.ES no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. POSTS.AMOMAMA.ES habla en contra de lo anteriormente mencionado y promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.