Cuatro actitudes que pueden destruir el vínculo emocional con tu hijo

Ser padre aunque díficil, es importante y gratificante que puede hacer el ser humano en su vida. Hacerlo bien es fundamental para formar el carácter y la personalidad de nuestros hijos de la manera más sana posible.

Criar a un ser humano representa el formar a una persona para su futuro, cualquier error que se cometa en su crianza podría acarrear problemas diversos en el comportamiento del niño mientras crece y ya cuando sea adulto, por lo tanto hay que tomarse cuidadosamente cada cosa que se diga o haga frente al pequeño.

Los niños son como esponjas, ellos repiten y absorben cada pequeño detalle de su entorno, el ser muy permisivo o muy estricto puede ser perjudicial para el crecimiento de nuestros hijos, aquí vemos cuatro puntos que debemos observar y en algunos casos evitar para educar bien a nuestros niños.

Niños jugando / Imagen tomada de: Pixabay

Niños jugando / Imagen tomada de: Pixabay

4.- NO ESCUCHARLOS

Los niños acostumbran a ser muy conversadores y a preguntar mucho por cualquiera cosa, su corta existencia hace que la mayoría de las cosas las experimentan por primera vez y muchas otras no las vivan aún, lo que los lleva a tener curiosidad al respecto y buscarán respuesta de su figura paterna, no los ignores, trata de escucharlos y responder sus inquietudes, el no hacerlo podría llevarlos a buscar respuesta en otro sitio y perderás su confianza

Niños / Imagen tomada de: Pixabay

Niños / Imagen tomada de: Pixabay

3.- SER MUY ESTRICTO

Educar bien a un niño no significa castigo, aunque hay que enseñarles límites y reprenderlos cuando se portan mal, esto no significa que al ser siempre estricto evitarás malas actitudes y mal comportamiento, debes dialogar mucho con ellos, señalarles cuando hacen algo mal y explicarles por qué es malo, hablarles y aconsejarlos los educa mejor que un castigo, que te vean como un educador no como un verdugo.

Escultura padre e hijo / Imagen tomada de: Pixabay

Escultura padre e hijo / Imagen tomada de: Pixabay

2.- COMPARARLOS

No hay nada peor para la autoestima de cualquier persona que compararlo con alguien más, hacerlo con un niño es mucho peor, el recalcar que otro es mejor que él o que él lo hace mal destruye su amor propio, creando sentimientos de envidia y complejos cuando sea adulto, esto los formará inseguros de sí mismo.

Niña jugando / Imagen tomada de: Pixabay

Niña jugando / Imagen tomada de: Pixabay

Los niños necesitan sentirse queridos para tener la fortaleza de enfrentar las situaciones que se le presentan en el día a día, esto es fundamental para crecer siendo personas autosuficientes. Finalmente el último punto hay que seguirlo a cabalidad.

Familia / Imagen tomada de: Pixabay

Familia / Imagen tomada de: Pixabay

1.- GRITARLES

El maltrato sicológico es casi tan grave como el físico, les enseña a resolver los problemas con violencia y humillando, además de hacerlos sentir que no son apreciados.

La responsabilidad de ser padres va más allá de darles alimento y techo, hay que enseñarles, quererlos y mostrarles el camino correcto hacia la madurez, además de educarlos con normas de etiqueta sobre todo las más comunes que tienden a ser las que menos seguimos.

Artículos relacionados
Dec 17, 2018
"Ella era mi hijo": La fuerte historia de cómo su hijo de 4 años sabía que no era un varón
Jan 14, 2019
El arte de aprender a hablar con amor a tu hijo
Dec 20, 2018
Por qué nunca debes azotar a tus hijos
Celebridades Feb 15, 2019
El estado emocional de Ximena Duque tras su hijo de 14 años ser sometido a cirugía de emergencia