La megatormenta que podría destruir grandes partes de EEUU justo sobre México

Se estiman pérdidas económicas de 725.000 millones de dólares por los daños que "ARk" podría ocasionar en todo el estado de California.

Considerando los fenómenos atmosféricos que el llamado "Estado Dorado" ha venido sufriendo, el Servicio Geológico de Estados Unidos considera la posible llegada de un río atmosférico que deje California sumida en el caos apocalíptico durante semanas.

Los expertos calcularon que las pérdidas materiales podrían ascender hasta los 725,000 millones y que los daños serían catastróficos.

LA PREOCUPACIÓN SÓLO AUMENTA

La  tormenta sería tan inmensa que causaría una devastación en California tres veces más grande que las que podría causar el megaterremoto conocido como “The Big One”, que aún está por golpear al estado.

Los científicos llamaron al fenómeno “Tormenta ARk” (acrónimo de Atmospheric River 1000), aunque también es llamada “The Other Big One”, en referencia al megasismo de una magnitud superior a 8.0 en la escala.

Cielo tormentoso / Imagen tomada de: Pixabay

Cielo tormentoso / Imagen tomada de: Pixabay

DESASTRE ECONÓMICO

A todas las pérdidas se le tendrían que sumar otros $325,000 millones a causa de la interrupción del comercio en el estado.

725,000 millones, le costaría en total al estado recuperarse, casi tres veces las pérdidas estimadas por el eventual mega-terremoto para el que se ha venido preparando las autoridades del estado con el paso de los años.

Según datos oficiales California es la quinta economía del mundo. En 2017 el Producto Interno Bruto del estado llegó a $2,700 billones, apenas superado por Alemania, Japón, China y Estados Unidos.

Cielo tormentoso / Imagen tomada de: Pixabay

Cielo tormentoso / Imagen tomada de: Pixabay

Pero eso no mengua la preocupación que causa para con las afectaciones a la vida pública, la cuales serían latentes.

Los servicios de energía, agua potable y alcantarillado en gran parte de California tardarían semanas, o meses, en ser restablecidos. Además, cerca de un millón y medio de residentes tendrían que ser evacuados de sus ciudades.

Ciudad bajo la tormenta / Imagen tomada de: Pixabay

Ciudad bajo la tormenta / Imagen tomada de: Pixabay

DESASTRE TERRITORIAL

Aunque parezca difícil de creer que California pueda recibir lluvias desenfrenadas y preocupantes. Ingenieros, expertos en políticas públicas y agentes de seguros que participaron en este pronóstico explican lo desafortunado de la situación.

El gran diluvio golpearía la costa oeste con tanta fuerza, que el Valle Central de California quedaría inaccesible para el resto de los Estados Unidos. La caída de lluvia se extendería por varias semanas.

Se estima que debido a esto todos los sistemas contra inundaciones en el estado se verían rápidamente rebasados. Los condados Orange, Los Angeles y San Diego, y la mayor parte de la bahía de San Francisco, quedaría bajo el agua.

Helada / Imagen tomada de: Pixabay

Helada / Imagen tomada de: Pixabay

En algunas regiones de California las ráfagas de viento alcanzarían la fuerza de un huracán con un promedio de 125 mph, mientras que en el resto del estado, la velocidad de los vientos no bajaría de 60 mph.

SUEÑOS ABAJO

Los desastres naturales son de los peores males que azotan la tierra, difícilmente son controlados y se llevan consigo todo como lo hizo con las esperanzas de boda de esta pareja.

Ciudad tormentosa / Imagen tomada de: Pixabay

Ciudad tormentosa / Imagen tomada de: Pixabay

Cori Clark es detective del Departamento de Policía de la Ciudad de Panamá y Byron es bombero en la playa de México. Ambos planearon su boda para el 21 de octubre de 2018, pero un huracán les arruinó los planes.

Después del huracán Michael que pasó por allí decidieron cancelar la boda pues la casa alquilada en la playa ya no estaba en pie, la tienda de los anillos estaba cerrada y ni siquiera tenían días libres porque debían apoyar las labores de limpieza y ayuda tras el fenómeno natural.

Rompeolas / Imagen tomada de: Pixabay

Rompeolas / Imagen tomada de: Pixabay

“Casémonos. El huracán Michael nos ha quitado lo suficiente, no podemos dejar que se lleve esto”, dijo Byron pues no se dio por vencido

Planearon una boda exprés y sencilla aunque llena de felicidad. Su padre y tío estuvieron presentes, pero el resto de la familia no pudo asistir aunque estuvieron como invitados los miembros del equipo de socorristas.