5 posibles causas del dolor de cuello

El dolor de cuello no es broma. Solemos restarle importancia a estas molestias, pero pueden llegar a ser incapacitantes. Pero al enfocarte en sus principales causas, puedes reducirlo y evitar que el problema llegue a mayores.

¿Quién no ha pasado un día sufriendo por un cuello adolorido? Es uno de los malestares más comunes del mundo, y típicamente, no es razón para preocuparse. Puede ser provocado por pasar demasiado tiempo en un escritorio, o dormir en una mala posición. Pero a veces, ocurre sin causa aparente.

Suele desaparecer tras una o dos semanas cuando mucho, pero en ciertas personas vuelve una y otra vez, después de trabajar o ejercitarse intensamente. Si bien es difícil hallar una causa particular, al ser un problema multifactorial, hay una serie de causas que, juntas, contribuyen a su aparición. Toma en cuenta estas causas y trata de aminorarlas, y verás cómo el dolor desaparece de tu vida.

Hombre con dolor de cuello. Fuente: Pixabay

Hombre con dolor de cuello. Fuente: Pixabay

El problema suele recaer en un exceso de trabajo en los músculos cervicales, que se encargan de mantener la curva natural de la columna. Por eso el dolor de cuello suele involucrar a los hombros y hasta la cabeza.

Claramente, no se trata de un mal de morir, pero sí de una dolencia capaz de generar incomodidad hasta el punto de no poder funcionar normalmente, trabajar o incluso desplazarse de un lugar a otro sin asistencia. Además, a largo plazo, puede producir problemas como degeneración de la columna.

Por eso, debes prestar especial atención a las siguientes causas del dolor de cuello. Contrólalas, y controlarás la salud de tu zona cervical.

Mujer con dolor de cuello y espina dorsal resaltada. Fuente: Shutterstock

Mujer con dolor de cuello y espina dorsal resaltada. Fuente: Shutterstock

1. Debilidad muscular

La vida sedentaria moderna hace que la mayoría de nosotros no obtenga el ejercicio necesario para desarrollar una buena musculatura capaz de realizar su trabajo en el cuerpo. Adicionalmente, el estrés y la mala alimentación contribuyen al debilitamiento muscular en ésta y otras zonas del cuerpo. Un mal movimiento también puede crear problemas en músculos débiles.

2. Mala postura

La mala postura, especialmente sostenida por horas, tiene terrible consecuencia sobre huesos y articulaciones. El dolor de cuello es sólo una de ellas. Quienes pasan el día frente a una computadora están en especial riesgo, al estar siempre con el cuello doblado, mirando hacia abajo. Encorvar la espalda para ver el teléfono inteligente todo el día también es pésimo para el cuello, acumulando tensión. Pausas cada 20 a 30 minutos para estirar ayudan mucho.

Mujer con dolor de cuello. Fuente: Shutterstock

Mujer con dolor de cuello. Fuente: Shutterstock

3. Factores emocionales

La ciencia médica ha comprobado hoy en día que hay un profundo vínculo entre las emociones que vivimos en nuestra cotidianidad y nuestra condición física y estado de salud. La tensión emocional afecta al dolor cervical, como lo han demostrado numerosos estudios. La ansiedad, estrés, depresión y preocupación afectan negativamente nuestra salud y agravan los dolores de cuello y espalda.

4. Reacciones químicas

El consumo de ciertas sustancias puede tener un efecto en nuestro sistema nervioso que se considera puede ser un gatillo que dispara episodios de dolor cervical. Diferentes estimulantes afectan en mayor o menor medida a distintos individuos, pero la lista incluye el café, las bebidas alcohólicas y la carne roja, pues alteran el pH del cuerpo, provocan inflamación y otra serie de reacciones que promueven el dolor.

Mujer toca cuello adolorido e inflamado. Fuente: Shutterstock

Mujer toca cuello adolorido e inflamado. Fuente: Shutterstock

5. Consumo de cigarrillo

Las toxinas del humo de cigarrillo afectan negativamente a casi todos los sistemas y órganos del cuerpo humano. El consumo constante contribuye a tensiones de espalda y cuello, acelerando el deterioro de los discos de la columna vertebral al deshidratarlos.

RECOMENDACIONES

Si sufres de un dolor de cuello que no parece desvanecer, debes intentar evitar todos estos factores. Pero además, debes tratar de implementar buenas prácticas que fortalezcan la zona, como éstas:

  • Haz estiramientos todos los días
  • Ejercita tu espalda, hombros, cuello y cabeza
  • Duerme en un buen colchón, firme y sólido, y con una almohada esbelta, no demasiado alto.
  • Manténte erguido al estar sentado por largo tiempo.
  • Cuando levantes cosas pesadas, ten cuidado, y pide ayuda si es necesario.
  • Duerme en posición fetal. Evita dormir boca abajo.
  • No olvides llevar un abrigo cuando haga frío.
  • Consume alimentos ricos en potasio, magnesio y calcio, para mejorar la salud de tus articulaciones.
Hombre en oficina con dolor de cuello. Fuente: Shutterstock

Hombre en oficina con dolor de cuello. Fuente: Shutterstock

¿Sigues adolorido? Te tenemos 6 diferentes aromas que pueden ayudarte a aliviar el dolor y quedarte dormido.

ⓘ La información contenida en este artículo no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este POSTS.AMOMAMA.ES es para propósitos de información general exclusivamente. POSTS.AMOMAMA.ES no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Artículos relacionados
Tips Apr 23, 2019
7 maneras fáciles que pueden ayudarte a deshacerte del dolor de cuello
Dec 13, 2018
Los 20 dolores más comunes que pueden tener una raíz emocional
Salud Feb 14, 2019
¿Por qué nos duele la cabeza si el cerebro no puede sentir dolor?
Jan 18, 2019
Aquí hay 8 señales de tu cuerpo diciéndote que necesita más magnesio