15 años de prisión para mujer de 70 años traficante de marfil responsable de matar 350 elefantes

Una prominente comerciante de origen chino, apodada "la Reina del Marfil", fue sentenciada a 15 años de cárcel en una corte de Tanzania el martes por contrabando hacia Asia de colmillos de más de 350 elefantes, con un peso total de 2,2 toneladas.

Yang Feng Glan fue acusada en octubre de 2015, junto a otros dos hombres (oriundos de Tanzania) de contrabandear unas 860 piezas de marfil entre el 2000 y el 2004, valoradas en unos 5,6 millones de dólares. Todos las partes acusadas negaron los cargos.

Fuentes policiales indican que Yang, de 69 años, vivió en Tanzania desde la década de los 70s, y fue secretaria general de la rama de Tanzania del Concejo de Negocios China-África. Feng Glan, quien habla swahili con fluidez, es también dueña de un popular restaurante chino en Dar es Salaam.

Huruma Shaidi, magistrado de la corte de Kisutu, sentenció a Yang, Salivius Matembo y Manase Philemon a 15 años cada uno, luego de ser hallados culpables de liderar una organización criminal. Shaidi les ordenó pagar el doble del valor de mercado de los colmillos, o enfrentar dos años más en prisión.

Documentos de la corte revelan que la fiscalía argumentó que Yang "intencionalmente organizó, gerenció y financió una operación criminal dedicada a recolectar, transportar, exportar y vender "trofeos", con un peso total de más de 2,09 toneladas.

Activistas conservacionistas aplaudieron la condena contra Yang, diciendo que prueba la seriedad del gobierno en la lucha contra la caza furtiva. Sin embargo, criticaron la sentencia.

"No es suficiente castigo para las atrocidades que cometió, siendo responsable de la caza furtiva de miles de elefantes en Tanzania", dijo Amani Ngusarum, directora del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés). "Operó una red que mató a miles de elefantes".

Elefante y cría. Fuente: Pixabay

Elefante y cría. Fuente: Pixabay

La población de elefantes de Tanzania pasó de 110.000 en el 2009 a poco más de 43.000 en 2014, según un censo de 2015. Los grupos conservacionistas culpan a cazadores furtivos "de escala industrial".

La demanda por marfil en países asiáticos como China y Vietnam, donde son convertidos en joyas y ornamentos, ha incitado un resurgimiento de la caza furtiva en África.

Ojo de elefante. Fuente: Pixabay

Ojo de elefante. Fuente: Pixabay

En marzo de 2016, Tanzania condenó a dos hombres chinos a 35 años de cárcel por contrabando de marfil. En diciembre de 2015, otra corte sentenció a cuatro hombres chinos a 20 años de prisión luego de ser condenados por contrabando de colmillos de rinoceronte.

Yang fue escoltada por personal militar hasta la prisión Ukonga de Dar es Salaam, donde se espera que cumpla su sentencia.

En otro caso de caza furtiva, un bebé rinoceronte fue rescatado por la organización conservacionista Rhino 911, tras quedar huérfano en una matanza perpetrada por cazadores furtivos en Sudáfrica.