Muere en prisión uno de los peores asesinos en serie de los EEUU: "era un hombre muy cruel"

El señor Corona mantuvo su inocencia durante años. Luego, en una audiencia de libertad condicional el 5 de diciembre de 2011, admitió sus delitos.

Juan V. Corona, uno de los peores asesinos en serie que ha conocido Estados Unidos, murió el pasado lunes a los 85 años de causas naturales.

Fue declarado culpable de asesinar a 25 trabajadores migrantes y enterrarlos en granjas cerca de su casa en el Valle de Sacramento en California.

Una declaración del Departamento de Corrección y Rehabilitación de California dijo que había muerto en un hospital cerca de la prisión estatal en Corcoran, en la parte centro-sur del estado, donde había cumplido 25 cadenas perpetuas simultáneas por asesinato en primer grado durante casi medio siglo.

LAS VÍCTIMAS DEL HOMICIDA

Las víctimas del Sr. Corona fueron vagabundos desafortunados que se mudaron de una granja a otra, subsistiendo en los huertos, arboledas y viñedos del valle.

Los asesinatos salieron a la luz después de que un granjero de melocotones viera un nuevo agujero en uno de sus huertos cerca de la ciudad de Yuba el 19 de mayo de 1971. Cuando volvió a investigar más tarde ese día, el agujero había sido tapado.

Sospechoso, el granjero llamó a la oficina del sheriff del condado de Sutter. Los oficiales desenterraron el cuerpo de un hombre. Una búsqueda de los huertos en las cercanías reveló otras tumbas, algunas recién excavadas, algunas hechas semanas antes.

La excavación se prolongó durante días, hasta que desenterraron 25 cadáveres. Las víctimas tenían entre 40 y 60 años.

Investigadores buscando los cadáveres. | Imagen: YouTube/Scary Mysteries

Investigadores buscando los cadáveres. | Imagen: YouTube/Scary Mysteries

LAS CONDENAS DE CORONA

Fue condenado dos veces, habiéndose ordenado un segundo juicio debido a una representación incompetente en el primero.

El señor Corona mantuvo su inocencia durante años. Luego, en una audiencia de libertad condicional el 5 de diciembre de 2011, admitió sus delitos, aparentemente por primera vez en un foro público.

Cuando se le preguntó por qué los había matado, dio una respuesta ambigua en la que llamó a las víctimas "winos" y "detestables" que habían estado "traspasando". Fue lo más cerca que estuvo de decir por qué lo hizo. Los fiscales nunca ofrecieron un motivo.

SU FAMILIA Y PROBLEMAS DE SALUD MENTAL

Con una esposa, Gloria, y cuatro hijas jóvenes, Juan Vallejo Corona no parecía tener motivos para ser un asesino. Sim embargo, tuvo problemas en su pasado.

Una inundación que mató a docenas de personas en el condado de Sutter a finales de 1955 aparentemente lo había dejado desquiciado, convencido de que las personas a su alrededor eran los fantasmas de los que se habían ahogado.Un medio hermano, Natividad Corona, lo internó en un hospital psiquiátrico a principios de 1956.

Fue liberado meses después, luego de someterse a tratamientos de electroshock para la esquizofrenia. Por un tiempo, parecía tener una vida estable, subiendo de trabajador agrícola a contratista laboral. Incluso iba a la iglesia.

Sin embargo, se sabía que era temperamental y muy listo. En marzo de 1970 comenzó otra estancia de un mes en un hospital psiquiátrico.

Al año siguiente, con la creciente mecanización perjudicando su negocio, solicitó asistencia social. Cuando su solicitud fue denegada, se enfureció.

LOS JUICIOS EN SU CONTRA

Luego vinieron los horribles descubrimientos en los huertos. El primer juicio comenzó el 11 de septiembre de 1972, en la ciudad de Fairfield, en el condado de Solano, al este de San Francisco, luego de que la defensa recibió un cambio de sede.

El juicio fue vergonzoso, pues se encontró que los fiscales tenían pruebas equivocadas o mal manejadas, y las pruebas forenses que deberían haberse realizado desde el principio se retrasaron.

En un momento dado, un fiscal sugirió indebidamente que la negativa del Sr. Corona a declarar sugería que era culpable.

El juez, que expresó reiteradamente consternación por el desempeño de los fiscales, recordó al jurado que la carga de la prueba recaía totalmente en la fiscalía.

El Sr. Corona fue declarado culpable el 18 de enero de 1973 y condenado a cadena perpetua. La Corte Suprema de California había anulado la pena de muerte del estado meses antes del juicio.

Juan Corona. | Imagen: YouTube/Scary Mysteries

Juan Corona. | Imagen: YouTube/Scary Mysteries

“Era un hombre muy cruel”, señaló Dave Teja, fiscal del condado de Sutter.

Su defensor público original había planeado que se declarara inocente por causa de la locura, pero la familia contrató a un abogado que rechazó ese enfoque. Más tarde, se descubrió que el abogado estaba buscando un acuerdo de compra de libros sobre el caso.

En mayo de 1978, un tribunal de apelaciones de California anuló la condena, declarando que la defensa del Sr. Corona había sido inepta y comprometida.

El segundo juicio se llevó a cabo en Hayward, en el condado de Alameda, cerca de San Francisco, y duró desde el 22 de febrero hasta el 23 de septiembre de 1982.

Representado por un nuevo equipo de defensa, el Sr. Corona insistió en que era inocente.

Juan Corona dejando la Corte. | Imagen: Getty Images

Juan Corona dejando la Corte. | Imagen: Getty Images

SU DEFENSA SUGIRIÓ QUE EL CULPABLE ERA SU HERMANO

Un abogado defensor sugirió que el verdadero asesino era el medio hermano Natividad Corona, a quien describió como un "homosexual agresivo".

Era un chivo expiatorio ideal, pues fue dueño de un salón donde un cliente fue encontrado en un baño una noche en febrero de 1970 con cortes en la cabeza y la cara.

Pero en el momento del segundo juicio de Juan Corona, Natividad Corona había regresado a México y no se pudo localizar.

Juan Corona fue condenado nuevamente a cadena perpetua, donde se deterioró mental y físicamente.

Una década antes, el 1 de diciembre de 1973, sufrió más de 30 heridas y perdió el ojo izquierdo cuando otro recluso lo apuñaló en un hospital de la prisión.

Juan Corona. | Imagen: YouTube/The Strange & Unexplained

Juan Corona. | Imagen: YouTube/The Strange & Unexplained

CONFESIONES DE UN ASESINO

Al parecer, luego confesó los asesinatos a un sacerdote, a quien no se le permitió revelar la confesión, pero de alguna manera lograron filtrarse en el caso.Y hubo dos confesiones más. En 1978, el funcionario consular mexicano Jesús Rodríguez Navarro, visitó a Corona en prisión.

Más tarde, citó al condenado diciendo:

"Sí, lo hice, pero soy un hombre enfermo y un hombre enfermo no puede ser juzgado por los mismos estándares que otros hombres".

Ese mismo año también aceptó un acuerdo de culpabilidad al confesar los asesinatos en una carta al juez Patton, pero también se retractó del contenido de esta carta.

Se ha especulado que puede haber más víctimas de que el Sr. Corona no se haya descubierto entre los huertos. Los cuerpos de 14 de sus víctimas conocidas nunca fueron reclamados. Cuatro nunca fueron identificados.

El caso de este asesino en serie nos recuerda a otro llamado Keith Hunter Jesperson, un camionero que cuando regresaba de sus viajes de trabajo compartía cariñosamente con su familia.

Sin embargo, tenía un terrible y oscuro secreto. Logró mantenerlo ocultos de su familia, a excepción de un día traumático en que su hija descubrió que su padre era un sanguinario asesino. Conoce los detalles aquí.

Artículos relacionados
Jan 12, 2019
Pedófilo convicto confiesa ser el asesino del caso no resuelto de JonBenet Ramsey
Historias Feb 23, 2019
"Hola, soy Linda... fui asesinada": Policía usa relato de niña de 11 años para atrapar al asesino
Jan 16, 2019
Hombre que asesinó a su esposa española se enfrenta a 47 años en una prisión mexicana
Jan 24, 2019
Asesino de Marta del Castillo pidió permiso para irse de la cárcel