Historia de cómo una valiente niña de 13 años se salvó a sí misma de matrimonio infantil forzado

Una niña india de 13 años decidió poner fin a su propia boda ilegal, que sus padres querían llevar a cabo sin su consentimiento.

Sus padres decían que Monika tenía más de 17 años, pero no había duda de que ella era una simple niña y que la edad legal para casarse es de los 18 años en adelante.

En esa parte de la India, Bikaner, Rajasthan, es común que se desconozca con exactitud la edad de un menor, especialmente porque los certificados de nacimiento no son accesibles para las personas de escasos recursos como la familia de Monika.

En septiembre de 2018, los papás de la adolescente le informaron que habían encontrado a alguien para ella con quien casarse. Era “muy amable, educado y que trabajaba como obrero", recordó Monika en entrevista con BBC.

Pero ella sabía en su corazón que no debía seguir con los planes de contraer matrimonio con el chico de 22 años al que solo había visto por fotografía.

"Sentía que era muy joven y que no debería casarme. Quería estudiar y ser maestra."

Monika les expresó su descontento por todo lo que casarse implicaría -algo que ella describió como ser esclava de un hogar ajeno- pero, aun así, se vio obligada a hacerle caso a sus papás.

La hija mayor de la pareja, Rajini, debía casarse legalmente en noviembre. Su novio tiene un hermano y la familia de Monika pensó que tenía sentido tener una doble boda para ahorrar dinero.

"Pensamos que si casamos dos hijas al mismo tiempo, los costos solo serían por una boda y no por dos", explica su padre a BBC, sin tener en cuenta que los 13 años de edad de Monika harían la ceremonia ilegal.

El matrimonio también fue arreglado teniendo en cuenta la seguridad personal de Monika, argumenta Sita, su madre.

“Cuando salimos a trabajar, nos preocupamos por dejar a nuestra hija sola en casa, ya que el vecindario donde vivimos no es seguro. Fue por temor a su seguridad que pensamos que casaríamos a las dos hermanas juntas.”

Pareja india.| Imagen: Pixabay

Pareja india.| Imagen: Pixabay

EL DÍA DE LA BODA

Faltaban solo horas para que la vida de Monika cambiara totalmente y su corazón le dijo que no podía quedarse de brazos cruzados.

“Cuando vi a mi hermana con su vestido de novia, me di cuenta de que solo ella podía hacer esto,  y yo simplemente no podía”, recuerda Monika.

Monika contactó con Childline, una línea nacional de ayuda para niños. Había visto en libros el número fácil de recordar: 10-9-8. Pese a que tenía miedo, era su último recurso. Llamó y contó su historia.

"Les pregunté: '¿Pueden por favor hacer algo para detener mi boda?'"

La persona que la escuchaba desde Delhi intentó calmarla. Tomó sus datos y, según Monika, le dijo: "No te preocupes, estamos de camino".

Mujer india usando joyas.| Imagen: Pixabay

Mujer india usando joyas.| Imagen: Pixabay

SU SALVADORA

Preeti Yadav y su organización Urmul Trust atiende casos de la línea de ayuda para niños. Preeti responde llamadas a todas horas, de día y de noche.

"Teníamos un gran desafío ya que teníamos que salvar a una niña en solo tres horas", dijo Preeti.

Pese a que la policía informó a los familiares que la ceremonia no podía continuar, los padres hicieron caso omiso y cambiaron el lugar de la boda. Tres horas después, Monika volvió a llamar a Preeti y las autoridades llegaron justo a tiempo, cuando la joven de 13 años ya tenía puesto su traje de novia.

"Llevamos a los padres y abuelos de Monika a una habitación y les explicamos que no solo la niña sufre por el matrimonio temprano, sino que también ellos podrían ser castigados por este delito", afirmó Preeti.

La policía tomó declaración escrita en la que se comprometían a no casar a la niña antes de los 18 años. Se les advirtió que, si lo intentaban de nuevo, podrían ir a la cárcel.

Mujer india usando joyas.| Imagen: Pixabay

Mujer india usando joyas.| Imagen: Pixabay

SU ILEGALIDAD NO PARECE IMPORTAR A LOS INDIOS

Esta práctica está prohibida en India desde 2006, pero aún está muy extendida y es el país del mundo con mayor número de casos, según Unicef.

De acuerdo a la organización, 12 millones de niñas (una de cada cinco en el mundo) son casadas cada año antes de cumplir los 18 años. Esto debe parar.

Monika espera que su coraje permita a otras niñas pasando por la misma situación que actúen de forma similar.