Autoridades iban a sacrificar a perro gigantesco, pero ahora es una estrella de las redes

Yuki es conocido como el perro gigante que fue abandonado por su tamaño en un refugio donde iba a ser sacrificado, ahora es famoso por las redes sociales.

Los lobos son conocidos como una raza feroz y peligrosa, el tratar de criar a un lobo como mascota puede ser un desafío, pero el cruzar esa especie con un perro doméstico podría traer una raza desconocida y difícil de predecir su comportamiento, Yuki es la consecuencia de combinar un lobo con un perro doméstico y el resultado fue un animal de tamaño fuera de lo común.

Yuki es un lobo, pero es la combinación de varias razas, aunque la predominante es la del lobo gris, “Sus pruebas de ADN se recuperaron como 87.5% de lobo gris, 8.6% de husky siberiano y 3.9% de pastor alemán”, comentó Brittany Allen, miembro de la organización que lo rescato de ser sacrificado y quien ha posado orgullosamente en las redes sociales con el majestuoso animal.

UNA HISTORIA CONMOVEDORA

El Santuario Shy Wolf rescato a Yuki cuando estaba por ser sacrificado, “Lo rescatamos de una situación de mascota sin casa. Alguien lo compró a un criador y se dio cuenta de que era demasiado difícil de cuidar, lo dejó en un refugio a los 8 meses de edad para ser sacrificado, tenía una salud bastante buena y tenía una personalidad muy abierta al principio”, señalaron en el santuario.

El gran animal se robó el corazón de los voluntarios del santuario rápidamente, sin embargo un hecho fortuito hizo cambiar su comportamiento, “Poco después de llegar al Santuario del Shy Wolf, Yuki quedó atrapado de una pierna en una palmera y se hizo una herida en su rodilla trasera derecha. La herida terminó con un total de 5 cirugías para finalmente reparada y en ese momento Yuki se volvió agresivo en la jaula”, comentó uno de los directores del recinto.

A pesar de este incidente Yuki siguió siendo el consentido, sobre todo de las mujeres las cuales disfrutaban de su compañía y así lo hacen saber a través de las redes sociales, “Yuki ama a las mujeres, presumiendo a los visitantes y siendo súper juguetón”.

UNA MALA NOTICIA

El santuario recibió hace poco una noticia que los perturbó, Yuki está enfermo, “El año pasado le diagnosticaron cáncer y desafortunadamente es terminal. Hemos lidiado con este cáncer en particular antes, y en última instancia, no se sabe realmente cuán rápido lo atrapó y cuánto tiempo tiene”, comentó un miembro de Shy Wolf.

Aunque la situación es desoladora, lo más importante para el personal del santuario es el bienestar de los animales que allí viven y en especial Yuki por ser uno de los consentidos, “Cuando llegue el día en que comience a mostrar síntomas, como siempre lo hacemos, tomaremos las decisiones correctas para la calidad de vida de Yuki” comentó Jeremy Albrecht, miembro del santuario.

Para Yuki la vida ha sido complicada al comienzo pero gracias al personal del santuario shy wolf ha llevado una existencia plena y llena de cariño, el cual mientras sea posible lo seguirá recibiendo, “Decir adiós a uno de nuestros animales siempre es difícil para nuestro personal y voluntarios, y con Yuki no será diferente” , señalo Jeremy.

Yuki continuará recibiendo la atención necesaria en el santuario que desde hace años le da techo, trato que cada animal debiera recibir, debido a que ellos también lo hacen con sus compañeros humanos, como es el caso del perro que acompañó en un vuelo a su dueño con problemas emocionales.