Empleados de Samur Social de Madrid presionan a mujer desempleada y sin hogar a abortar

En España, los asistentes sociales te dicen que si eres pobre, lo mejor es abortar.

Por sorprendente que suene, el Samur Social de Madrid presiona a las mujeres sin recursos embarazadas a practicarse un aborto. Se sabe que el servicio municipal, a órdenes de Manuela Carmena, tiene como objetivo la intervención en momentos de emergencia social y la atención a personas sin vivienda.

Una indigente peruana embarazada contó su caso en LaContra.TV y COPE. Los asistentes sociales presionaron a la mujer de 37 años a abortar en contra de su voluntad.

"Entré en pánico. Les dije que no quería abortar, pero ellos insistieron", contó María, nombre ficticio.

Camioneta del Samur Social. Fuente: Getty Images

Camioneta del Samur Social. Fuente: Getty Images

María, nombre ficticio de la mujer embarazada de gemelos, llegó a Madrid hace cuatro meses con su novio y vivía en una habitación alquilada. 

Tan solo un mes de haber llegado a España, María quedó embarazada de su pareja. Su novio la abandonó y ella se quedó sola y sin trabajo. Al no tener dinero, fue obligada a dejar la habitación.

Al verse en situación de calle, solicitó la ayuda del Samur Social, ya que necesitaba comida y un techo para pasar la noche. No hicieron mucho por ella, solo le ofrecieron un sillón para dormir.

El Samur Social busca una solución de habitabilidad para las familias deshauciadas. Fuente: Getty Images

El Samur Social busca una solución de habitabilidad para las familias deshauciadas. Fuente: Getty Images

La mujer se encontraba débil y se desmayó. Fue trasladada al Hospital Infanta Leonor donde le confirmaron que estaba esperando gemelos.

Allí, los asistentes sociales le aseguraron que no tenía mejor opción que abortar. Le dijeron "si abortas, te mandamos a un albergue. Si no abortas, te tendrás que marchar."

"Entré en pánico. Les dije que no quería abortar, pero ellos insistieron", contó María, nombre ficticio.

La insistencia se hizo cada vez más fuerte y la llevaron a la clínica Dator, donde le eplicaron que el procedimiento sería sencillo. Le explicaron cómo sería la intervención y le dijeron que para practicarse un aborto gratuito, necesitaba la tarjeta de la Seguridad Social.

La llevaron hasta un ambulatorio para sacarle la tarjeta sanitaria. En el vehículo, María repitió que no deseaba abortar. Le dijeron que no se preocupara ya que algunas asistentes sociales se había sometido a un aborto pasado, y no sucedía nada.

Desesperada, la mujer encontró en internet la Fundación Madrina. Luego, le informó a la asistente social que buscaría ayuda en la fundación.

Le respondieron que todas las ONG's estaban completas y que no había garantía de que la fueran a ayudar. También le dijeron que si salía de la sede del Samur Social, no podría volver. 

María consiguió la ayuda que tanto necesitaba. Vive en un piso que le proporcionó la Fundación y tiene cuatro meses de embarazo. Además, recibe formación y asesoramiento para encontrar trabajo, atención médica y psicológica.

El tema del aborto ha causado controversia y debates por años. En los últimos años, el tema ha ganado protagonismo, provocando opiniones fuertes y apasionadas.

Pero a veces, a algunas personas se les puede ir la mano. Una defensora de la lucha contra el aborto se pronunció después de ser pateada por un hombre tras una discusión en una manifestación en Toronto en octubre del año pasado.

ⓘ La información contenida en este artículo no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este POSTS.AMOMAMA.ES es para propósitos de información general exclusivamente. POSTS.AMOMAMA.ES no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.