Pareja que estuvo casada por 56 años murió con horas de diferencia tomada de las manos

Cuando el amor es real se vuelve infinito y ni la muerte puede separarlo. Hay parejas que lo demuestran para inspirar.

Hace más de 60 años en Detroit, Will and Judy Webb se conocieron. Eran adolescentes y durante ese tiempo se comenzó a desarrollar una amistad que fortalecieron con el paso de los años.

Incluso ellos tuvieron distintas parejas y llegaron a comprometerse con otros, pero esas relaciones terminaron. Cuando ambos estuvieron solteros, Will fue a luchar en la guerra contra Corea.

Judy contaba que no tenía a nadie a quién escribirle, así que se puso a enviarle cartas a él. Comenzaron a comunicarse constantemente y la amistad comenzó a convertirse en amor.

Lori Thomas, una de sus tres hijas, comentó a la estación local de FOX que ellos siempre estaban juntos, tomados de la manos, dándose abrazos y eran todo amor y respeto mutuo.

Después de una cirugía que se complicó, Lori cayó en un estado de salud muy delicado. De inmediato, al verla así, Will empezó a enfermar. Lo enviaron a casa a descansar y luego descubrieron que no estaba nada bien.

Lori y sus dos hermanas lo llevaron rápidamente al hospital con una fiebre muy alta. Cuando empezaron a notar que sus padres estaban muy mal y podrían morir, decidieron que debían reunirlos en el mismo hospital.

Will y Judy murieron juntos gracias a sus hijas. Las tres son enfermeras y lograron que se acompañaran en cuidados intensivos y que sus camas estuviesen lo suficientemente cerca para tomarse de las manos.

Will falleció primero. Judy ya no podía hablar ni moverse mucho, pero siguió acariciando la mano de su amor en un gesto que sus hijas interpretaron como que “era decirle, en cierta forma, espérame. Estaré allí dentro de poco”.

Ella falleció horas después.

ALGUNOS NO TIENEN ESA SUERTE

Charles y Jean McGuigan han estado casados 30 años de sus 92 de vida. Siempre han estado el uno para el otro. Al menos así era hasta que los separaron para enviarlos a diferentes casas de cuidado.

Jean sufre de demencia y Charles de muchas aflicciones que los obligaron a dejar su casa en Glasgow. El personal de trabajo social los separó. Ahora, la familia exige al Ayuntamiento que los reúna de inmediato.

Conozca aquí su maravillosa historia.