La rara y extraña condición de un hombre que llegó a la pubertad a los 2 años de edad

Un hombre llamado Patrick Burleigh tenía apenas 2 años cuando empezó a presentar síntomas de pubertad: vello púbico.

No obstante, a los 3 años, tenía la estatura y el peso de un niño de 7 años, y el nivel de testosterona de un adolescente. No solo tenía vello público; ahora le estaba empezando a creer vello facial y aparecer espinillas.

Burleigh había nacido con la misma condición que su padre, una rara mutación genética que lo obligó a pasar por la pubertad una década completa antes que la mayoría de sus contemporáneos.

Él compartió su historia de vida con la revista The Cut, en la que habló en primera persona sobre su experiencia, las consecuencias de este desorden y de cómo casi no tuvo hijos debido a lo que sufrió.

Testotoxicosis es el nombre de la rara enfermedad genética con la que lo diagnosticaron a los 2 años, que hace que la persona inicie la pubertad de forma muy precoz.

Los pacientes comienzan a mostrar signos de pubertad que incluyen vello facial, vello público, acné, crecimiento óseo, crecimiento del pene y volumen testicular, y es causado por una mutación en un gen llamado hormona luteinizante / gonadotrofina coriónica (LHCGR).

Este promueve la producción de testosterona, haciendo que los testículos crean que el cuerpo está listo para entrar en la pubertad a tal edad (entre los 1 y 4 años). El padre, el abuelo, el bisabuelo de Burleigh y todos los varones de la familia que pudo rastrear, tuvieron esta mutación genética.

Nadie en la familia se había sometido a un tratamiento para la afección, hasta que el mejor amigo de su madre leyó que los Institutos Nacionales de Salud estaban realizando un estudio al respecto.

"Pasé una semana como paciente interno en el NIH esa primera visita y volví cada seis meses hasta los 12 años", relató Burleigh en su historia con The Cut.

Pese a que los especialistas le dieron un tratamiento para atrasar los efectos de la testosterona en su cuerpo, no impidieron que siguiera creciendo.

Una de las primeras cosas que recuerda es a una mujer gritándole a su madre por llevarlo a un vestuario de mujeres con ella, alegando que él tenía mucho más que 4 años.

El hombre afirmó que su madre era la única que explicaba a personas como esta mujer o a sus maestros de la escuela, por qué Burleigh era o actuaba de cierta manera. Por ejemplo, cuando tenía arrebatos en clase a causa de sus hormonas.

Pese a que era más grande que el resto, Burleigh era intimidado en el colegio y reaccionaba de manera violenta y metiéndose en problemas. Él admite que pensó que su padre lo entendería porque había sufrido la misma condición. Pero en cambio, fue castigado constantemente por su mal comportamiento.

Él cree que su padre había lidiado con la condición al ignorarla y así es como quería que su hijo también la manejara.

Escuchó historias de sus antepasados ​​mintiendo sobre sus edades y teniendo un comportamiento arriesgado: su abuelo se escapó y recogió algodón en una plantación a los 11 años y su bisabuelo luchó en la Primera Guerra Mundial pretendiendo tener 21 años cuando en realidad tenía 14. Burleigh decidió hacer lo mismo.

Fumaba, tenía relaciones, vandalizaba propiedades ajenas y robaba; todo con menos de 13 años.

Según Burleigh, sus doctores agregaron otro medicamento -usado contra el cáncer de mama- a su lista, lo que lo hizo menos rebelde que su padre o abuelo, y cuando alcanzó el crecimiento normal de huesos para su edad, paró de tomarlos.

No obstante, esto llevó a Burleigh a tener un control aún peor de su ira y lo lamentaba. Sí sentía remordimiento por sus acciones, pero carecía de control sobre sí mismo y se odiaba por ello.

Pero, luego de más de diez años, “la pubertad finalmente terminó conmigo", escribió. Sus hormonas se nivelaron, él se tranquilizó y, por primera vez, “pude ver mi futuro”. Su vida cambió totalmente, fue a la Universidad de Dartmouth y conoció a quien actualmente su esposa.

Burleigh temía tener un hijo, creyendo que pasaría su enfermedad. Pero, finalmente, su esposa y él comenzaron a tratar de quedar en estado.

En 2014, después de dos años sin éxito, la pareja decidió someterse a la fertilización in vitro. Los médicos les dijeron que podían realizar una biopsia de los embriones para ver si alguno de ellos tenía el gen mutante y deshacerse de él.

Sorprendentemente, el padre de Burleigh los convenció de que naciera como debía nacer.

“(…) Te convirtió en la persona que eres hoy. Y esa es una persona que amo y admiro muchísimo", dijo el papá.

 

En marzo de 2015, la esposa dio a luz a un niño, Ned, y dos semanas después recibieron los resultados de sus pruebas genéticas. Él no tiene la mutación.

Artículos relacionados
Dec 14, 2018
Niña de 3 años que no puede sonreír debido a condición rara necesita cirugía de $100,000
Jan 17, 2019
Padres comparten desgarradora historia sobre la rara y fatal enfermedad de su hijo de 2 años
Salud Feb 25, 2019
Conmovedora historia de joven de 23 años que envejece rápidamente debido a rara enfermedad
Jan 16, 2019
Joven de 18 años se arrepiente de defender a su padre que abusó de ella y la embarazó 2 veces