Abuela de los niños de Godella habla desconsolada por primera vez: "Lo temía. Mi hija estaba mal"

El asesinato de los dos pequeños ha conmocionado a la opinión pública y ahora la abuela finalmente expresa su sentir sobre lo ocurrido.

Noemí Mensua, madre de María Gombau y abuela de los niños, ofreció una entrevista a Espejo Público en donde afirmó que vio venir la tragedia.

La mujer explicó que se encontraba muy preocupada por la salud mental de su hija y su capacidad para hacerse cargo de los menores, pero a pesar que denunció la situación en varias ocasiones nada ocurrió.

“Estoy destrozada. Se veía venir. Me lo temía y desgraciadamente ha ocurrido. Hice todo lo que pude para que todos estuvieran bien. Mi hija estaba mal desde hacía mucho tiempo. Nosotros le hemos intentado ayudar en muchas ocasiones, pero no se dejaba”, señaló Noemí.

“Yo me ocupaba de ellos todo lo que podía. El miércoles pasado fue cuando vi que ella estaba peor y denuncié lo que ocurría. Están mintiendo mucho, se están contando muchas cosas que no son verdad, que pena tan grande tengo. Por más que lo piense esto no entra en mi cabeza. Estamos toda la familia rota, completamente destrozada. Los niños no tenían culpa de nada y mira tú”, concluyó.

María, acusada del asesinato de sus dos hijos, tenía diagnosticada esquizofrenia. Según información de El Español llevaba tiempo sin medicarse, lo que pudo llevarla a sufrir el brote psicótico, durante el cual se sospecha que cometió los crímenes.

La mujer confesó a la policía haber matado a sus hijos por una orden de Dios. Días antes, había dicho a su madre que se iba con el creador, razón por la cual Mensua alertó a los servicios sociales, pero estos no llegaron a tiempo.

Ahora María se encuentra recluida en al área de psiquiatría, del centro penitenciario de Picassent, luego de que el titular del Juzgado de Instrucción número cuatro de Paterna decretara su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin posibilidad de fianza.

Noemí reveló que denunció ante los Servicios Sociales días antes del homicidio, que su hija estaba mal y que debían atender la situación de los pequeños.

Sin embargo, los inspectores no vieron nada extraño y se marcharon del lugar sin tomar ninguna acción hacia los padres. Si deseas saber más sobre esta historia haz click aquí.