Mamá se preocupa cuando su hijo de 3 años tarda demasiado en el baño

Los niños pequeños son una verdadera fuente de alegría, con su inocencia y su imaginación creativa.

Aquí hay una historia divertida sobre un niño de tres años y su madre que seguramente te hará reír.

El niño había estado sentado en el inodoro durante varios minutos. Su madre empieza a preguntarse por qué se estaba tardando tanto. Ella fue a ver si su hijo tenía algún tipo de problema.

Un niño pequeño de pie. Fuente: Pexels

Un niño pequeño de pie. Fuente: Pexels

Ve al niño pequeño sentado en el inodoro con un libro en la mano.

Parece estar leyendo, pero cada 10 segundos aproximadamente, deja el libro, agarra el asiento del inodoro con la mano izquierda y se golpea con la mano derecha en la parte superior de la cabeza.

Pequeño niño de 7 años en el baño. Fuente: Shutterstock

Pequeño niño de 7 años en el baño. Fuente: Shutterstock

Su madre dice: "Billy, ¿estás bien? Has estado aquí por un tiempo..."

Billy dice: "Estoy bien, mami ... Simplemente no he hecho pupú todavia". 

Un baño pequeño. Fuente: Pexels

Un baño pequeño. Fuente: Pexels

La madre dice: “Ok, puedes quedarte aquí unos minutos más. Pero, Billy, ¿por qué te estás golpeando en la cabeza?

Billy dice: "Funciona con la salsa de tomate".

¿No es gracioso?

OTRO NIÑO ADORABLE

Aquí hay una historia de otro niño que te hará decir, "Aawwee".

En una sala llena de gente, el confiado William Stokkebroe mostró sus movimientos de baile en medio de la pista de baile en el momento en que su canción favorita llegó a sonar en los altavoces.

En 2012, un video del niño de dos años se volvió viral en YouTube cuando sorprendió a la multitud con su hilarante pero adorable rutina de baile.

Acercándose al foco de atención, William encarnó la confianza y estaba listo para mostrar a todos lo que tiene.

Los padres del niño Kristina y Peter Stookebroe estaban en la inauguración de la Gala de Studie43 junto con otros bailarines. Estando en el evento, el pequeño William probablemente no podía esperar para detener el movimiento.

Tan pronto como "Jailhouse Rock" de Elvis Presley sonó en los altavoces, William no pudo evitar moverse al rítmo de la música.

Si te gustaron estas historias, te encantará esta comiquísima historia de un padre decepcionado que puso a sus malagradecidos hijos en su lugar.