Joven de 20 años quedó en coma tras negarse a una transfusión de sangre por motivos religiosos

La familia de la joven acudió ante un juez para revertir la voluntad de la paciente. Sin embargo, no lograron un veredicto a su favor.

La mujer de 20 años se encuentra en el hospital San Jorge de Huesca, donde se debate entre la vida y la muerte.

En este momento necesita una transfusión de sangre para superar su condición, pero en su testamento vital ella rechazó el procedimiento por motivos religiosos.

Mujer en hospital| Foto: Pixabay

Mujer en hospital| Foto: Pixabay

La chica, quien es testigo de Jehová, acudió al Registro de Voluntades Anticipadas que funciona desde el 2003 y que en 2007 se sincronizó con el Registro Nacional de Instrucciones previas, para manifestar su voluntad de no recibir tratamientos hemoterápicos.

El testamento vital es una herramienta que puede hacer cualquier persona mayor de 18 años completando un formulario web, ante notario o con dos testigos. Uno de ellos no debe tener parentesco, ni vinculación patrimonial con el declarante.

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

En muchas ocasiones, la familia no está de acuerdo con la decisión, entonces un testigo designado por la persona puede ser quien aclare dudas acerca del testamento, en caso de que existieran al momento de hacerse efectivo.

La joven ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos tras un coma inducido por complicaciones después de una cirugía agravada por peritonitis.

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

Por su estado necesitaba una transfusión de sangre que no pudo ser llevada a cabo por el testamento vital que ella dejó.

Sin embargo, su familia acudió a un juez para salvar la vida de su familiar, pero el juzgado de guardia de Huesca desestimó la petición dándole prevalencia a la voluntad de la paciente.

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

Ellos emitieron un auto donde explican que no se cometió ningún delito porque la Ley de Autonomía del Paciente reconoce el derecho que tiene el enfermo a que se le respete su testamento vital.

Esta no es la primera vez que por motivos religiosos se impide un tratamiento de esta índole, pese a la gravedad de salud en el paciente.

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

Transfusión de sangre| Foto: Pixabay

En esta historia, un Testigo de Jehová permitió la muerte de su esposa, quien estaba embarazada de su hijo. La mujer necesitaba una transfusión de sangre, pero el hombre se rehusó a permitirlo, alegando que eso es pecado. Entonces, ella murió.