Niña de 8 años que perdió una pierna por bacteria come-carne se convierte en estrella de baile

Contra todo pronóstico médico, la pequeña aprendió a usar su prótesis después de solo una semana de haberla adquirido. Su madre señaló que la bailarina conoció su pasión a la edad de 2 años.

Una pequeña niña se ha convertido en la inspiración de muchos después de que no dejó que una bacteria come-carne le impidiera seguir con su mayor pasión: el baile.

Se trata de Tessa Puma, una pequeña de tan solo 8 años de edad, de Northfield, Ohio, que hace dos años se vio afectada por lo que sus padres pensaron que era una simple gripe.

Después de llevarla a un centro de salud, los médicos comunicaron a la familia que la niña había contraído estreptococo, en marzo de 2017.

“Resultó que el estreptococo entró en el torrente sanguíneo y causó una bacteria carnívora llamada fascitis necrotizante. La infección se extendió por su cuerpo desde el tobillo hasta el pecho”, detalló su madre, Tina Puma.

Al principio, los médicos le dieron a Tessa 20 por ciento de posibilidades de supervivencia, pero la niña luchó contra todo pronóstico y sobrevivió a la amputación de su pierna izquierda y a los injertos de piel de todo el lado izquierdo del cuerpo.

Pero aún más sorprendidos quedaron todos cuando a solo una semana de recibir su primera prótesis, aprendió a caminar.

Lo que nunca esperaron fue que la pequeña volviera a bailar nuevamente, pero su pasión por la danza es tan grande que no iba a renunciar a su pasión con facilidad.

"El movimiento de baile más fácil para regresar fue mi voltereta. El truco más difícil para regresar fue mi ronda de manos, pero ¿adivinen qué? Lo recuperé", explicó Tessa.

Su madre explicó que su hija ha sido parte de la comunidad de baile local desde los 2 años.

“Antes de enfermarse, pasaba horas en el estudio de baile. Ella creció para amar a todas esas personas allí. Era su lugar feliz, por lo que se convirtieron en su familia”.

Su familia explicó que la única diferencia ahora cuando Tessa está en el escenario es que siempre difunde su mensaje de resiliencia: “Mi mensaje al mundo es que la vida está llena de desafíos, pero nunca abandones tus sueños”, afirma Tessa.

Y así como esta inspiradora niña de 8 años, también existe el caso de una mujer que nació sin extremidades superiores, pero aun así se convirtió en la primera piloto sin brazos de la historia.

Su nombre es Jessica Cox y desde muy pequeña no ha dejado que nadie se interponga en su camino. Hasta los 14 años usó brazos protésicos, y fue entonces cuando simplemente decidió empezar una vida más “normal”.

Conoce aquí toda la historia de esta valiente mujer y las dificultades que tuvo que afrontar para cumplir su sueño.