Perro guía de una joven ciega se niega a dejarla, se queda a su lado hasta que hallan su cuerpo

Jade Clements, estudiante de ciencias biomédicas en la Universidad de Keele, luchaba contra una serie de problemas de salud.

La familia de una estudiante de la Universidad de Keele que se quitó la vida ha recaudado casi £7,000 en su memoria por medio de GoFundMe. Jade Clements, que estaba registrada como ciega, se encontraba en el último año de una licenciatura en ciencias biomédicas cuando se suicidó en una residencia de estudiantes.

Una investigación escuchó cómo el personal de seguridad ingresó luego de que amigos preocupados dieron la alarma. Su perro guía, Toffee, fue encontrado caminando arriba y abajo dentro de la habitación.

A pesar de llegar a los pocos minutos de que Jade enviara su último mensaje angustioso, era demasiado tarde para salvar a la joven de 24 años.

Ahora su familia ha rendido homenaje a la "determinada" estudiante. La han descrito como una "inspiración total" y dicen que su "coraje, una sonrisa contagiosa y su malicia" tocaron las vidas de las personas.

Papá Brian Clements recordó cómo ella paseaba en kayak y montaba caballo, a pesar de sus discapacidades.

Añadió: “Después de su muerte, decidimos recaudar fondos para los Perros Guía de caridad, ya que la habían apoyado con Toffee. Ella lo había tenido durante unos 18 meses y él le dio su independencia.

"Toffee fue parte de su vida y no pudimos devolverlo. Ahora vive con el hermano de Jade, Luke".

La investigación señala que Jade, de Godalming en Surrey, había estado luchando contra varios problemas de salud y también había tenido una reciente ruptura amorosa.

Además de los problemas de la vista, relacionados con una enfermedad hereditaria, la chica tenía escoliosis, un trastorno bipolar, insomnio y convulsiones no diagnosticadas. Jade tomaba varios medicamentos y esperaba una cita con un psiquiatra.

Había pasado varios períodos fuera de la universidad antes de decidir regresar y se quedaba en el campus durante las vacaciones de Semana Santa.

Los perros guías también son de gran ayuda para otros perros. Ese es el caso de Charlie, un golden retriever de 11 años que perdió ambos ojos por glaucoma.

Charlie encontró a su propio perrito lazarillo cuando sus dueños adoptaron a un nuevo cachorro, Maverick. El cachorrito de 4 meses ayuda al perrito ciego a "ver" de nuevo.