Cómo un gato astuto logró salvar la vida de un bebé

La vida y su gato les dio una segunda oportunidad.

Como muchas otras parejas, Bernita Rogers y su esposo Roy, luego de años de matrimonio anhelaban convertirse en padres, pero desafortunadamente la consecución de este sueño se volvía cada vez más cuesta arriba.

Después de varios intentos, finalmente vida los sorprendió con el nacimiento de la bebé Stacey, quien por vueltas del destina casi pierde la vida, si no hubiese sido por la inusual heroína que tuvo. 

Bebé recién nacido / Imagen tomada de: Pixabay

Bebé recién nacido / Imagen tomada de: Pixabay

NO FUE FÁCIL LLEGAR A ELLA

La pareja de Kansas City, Missouri, tuvo un camino complicado a la paternidad con tres pérdidas, por lo que decidieron adoptar Midnight, un pequeño gatito callejero que terminó convitiéndose en el más valiente.

Para Bernita la mascota llenaba el vacío que le dejaba no poder tener un bebé a quien pudiese cuidar y llenar de amor. Lo que ella no se esperaba era que todo estaba por cambiar: por suerte quedó embarazada un año después y Stacey llegó a sus vidas.

Gato / Imagen tomada de: Pixabay

Gato / Imagen tomada de: Pixabay

Aunque la niña nació en perfecto estado de salud, los padres instalaron monitores en su habitación para asegurarse de que todo estuviese bien; pero a los seis meses la bebé enfermó aunque el médico les aseguró que todo estaba en orden, aunque su mejor amigo gatuno sabía que algo andaba mal.

Gato negro / Imagen tomada de: Pixabay

Gato negro / Imagen tomada de: Pixabay

LA PERSPICACIA DE MIDNIGHT

“Fue este grito de alarido. Fue lo suficientemente aterrador que salté de la silla y corrí escaleras arriba", contó Bernita sobre el momento en el que el felino comenzó a moverse de forma insistente.

Bebé recién nacido / Imagen tomada de: Pixabay

Bebé recién nacido / Imagen tomada de: Pixabay

Tiempo después escucharon sonidos extraños provenientes del monitor. Era Midnight maullando de forma que sonaba como llanto. Alarmados, los padres fueron hasta la habitación en la que notaron que su bebé se empezaba a tornar azul.

Una vez en la sala de emergencias los padres fueron informados de que su bebé estaba sufriendo una insuficiencia respiratoria total. Fue gracias a la ayuda de la Midnight que Stacey sigue viva.

“Por cualquier razón nos dieron una segunda oportunidad con la ayuda de un gato para disfrutar de esta niña y verla crecer.”, comentan los padres agradecidos.

No es para menos que ahora con 12 años, Stacey sigue viendo a Midnight como su mejor amigo y héroe. En una historia similar un perro salvó la vida de su dueña olfateandole la nariz.