Yolanda Andrade recuerda lo difícil y doloroso que fue salir del clóset

El reconocido "influencer" Quique Galdeano elogió a las presentadoras Montserrat Oliver y Yolanda Andrade, expresando su respeto y admiración por ellas, pioneras de una generación de personas LGBT.

Yolanda Andrade y Montserrat Oliver son una de las parejas más queridas del mundo del entretenimiento mexicano, y jamás han dejado que ser una pareja homosexual les impida nada en lo profesional y lo artístico. Sin embargo, recientemente, Oliver reveló que el proceso no fue nada fácil.

Fue durante una entrevista con Quique Galdeano, un conocido "influencer", cuando las anfitrionas del programa "Montse & Joe" fueron elogiadas por Quique, quien expresó su profunda admiración por ellas, explicando que marcaron a una generación que intentaba hallar la forma de expresar su orientación sexual.

"A ustedes las admiro porque no solamente fueron pioneras, ustedes son la voz de una generación, que yo admiro, que gracias a ustedes y no me sentí solo (…) Realmente ustedes son una inspiración y una voz muy importante para nosotros (refiriéndose a la comunidad comunidad LGBT+", destacó Quique.

Galdeano cuenta con más de 120.000 seguidores en Instagram, y es abierta y orgullosamente homosexual.

Fue en ese momento cuando Yolanda Andrade respondió, explicando que no fue una experiencia nada fácil para ella y Montserrat.

"Honestamente nos costó mucho trabajo, como a todos, al principio fue doloroso, después se aceptó y sobrevivimos."

Pero esas dificultades son hoy en día cosa del pasado, y cuando Montserrat y Yolanda provocan controversia ahora, es por razones muy diferentes.

Por ejemplo, recientemente un episodio del show se hizo viral luego de que Yolanda le agarra el trasero a una invitada en vivo y frente a la audiencia.

Yolanda le agarró el trasero a la ex-payasita conocida como "Gomita", quien estuvo de invitada recientemente en el show de TV. Como es costumbre para Andrade, su acción desató polémica, pues todo el mundo vio como manoseó a Araceli para "certificar" el buen estado de sus glúteos.