Experto en lenguaje corporal analizó fotos de Sarah Ferguson y el príncipe Andrew juntos

Los expertos en la realeza siempre han tenido dificultades para entender la naturaleza de la relación entre los dos después de que se divorciaron en 1996. Los rumores sobre un acercamiento romántico se han vuelto más fuertes recientemente.

No es un secreto para nadie que el duque y la duquesa de York, a pesar de haberse divorciado hace más de 20 años, siempre han mantenido un vínculo especial y han preservado la unidad de la familia que construyeron juntos.

Pero después de la boda de su hija menor, la princesa Beatriz, en 2018, los rumores de que los dos se habían reconectado románticamente volvieron a surgir. Eso pasó después de que ambos se sentaron juntos, pero intentaban no prestar demasiada atención el uno al otro, levantando sospechas entre los fanáticos. 

ELLA LO NIEGA

"Muchas personas me han preguntado [si vamos a casarnos], pero estamos muy contentos con la forma en que estamos ahora", dijo Ferguson, de 60 años, a Daily Mail, menos de un mes después de la boda.

"Disfrutamos de la compañía del otro; Nos dejamos florecer unos a otros. Sé que suena como un cuento de hadas, pero así somos nosotros ", dijo ella en ese momento.

Como era de esperar, sus ambiguas palabras no lograron convencer a los fanáticos de que ambos han revivido la chispa de su relación. Por si fuera poco, un reciente viaje familiar a Bahrein le dio combustible a ese rumor.

Ni siquiera una declaración oficial emitida por un portavoz de Ferguson explicando que "el duque y la duquesa de York siguen siendo buenos amigos y nada ha cambiado en su relación" logró aplacar la ilusión de quienes esperan verlos juntos de nuevo.

Ha pasado largo tiempo desde el divorcio, y los días en que, según informes, el príncipe Andrew afirmó que no soportaba estar en la misma habitación con su ex porque ella había “traído vergüenza” a la Familia Real son cosa del pasado.

LA OPINIÓN DE UN EXPERTO

La experta en lenguaje corporal, Judi James, se unió a la discusión pública sobre el tema utilizando su experiencia  para intentar arrojar algo de luz sobre el tema. Ella compartió su opinión sobre las fotografías de la pareja en un fin de semana juntos.

"Hay un aire más relajado de lo que normalmente se esperaría en una pareja divorciada, pero Andrew y Fergie siempre han sido un par extraordinario de ex", dijo James a Express.

"Fergie ha estado dispuesta a deshacer los rumores de que está dispuesta a volver con Andrew, pero su comportamiento puede parecer contradictorio a veces".

"Hay algo en su lenguaje corporal aquí que los hace ver como familiares cercanos en una salida juntos, pero para mí, la más grande pista o indicio de los sentimientos internos de Sarah podría revelarse en la elección de su vestido", reveló James.

"Con su estilo retro por encima de la rodilla, su falda acampanada y su chaqueta bomber, Sarah se ha vestido muy al estilo de la chica que era cuando Andrew se enamoró de ella", dijo la experta.

"Parece estar recordándole que sigue siendo la misma mujer divertida, segura y extrovertida", agregó James, dejando abierta la posibilidad de que Ferguson intente enviar un mensaje a su ex esposo.

LOS ALTIBAJOS DE FERGUSON EN LA FAMILIA REAL

Aunque Ferguson ahora describe su relación con Andrew como un "cuento de hadas", su matrimonio de diez años terminó en un escándalo después de que ella fuera fotografiada en actitudes comprometedoras con su presunto amante John Bryan.

Es un hecho que a Ferguson se le prohibió aparecer junto a la Familia Real en cualquier evento privado u oficial durante muchos años.

Ella ni siquiera pudo pasar la Navidad con sus hijas durante ese tiempo, y tuvo que verlas en la televisión cuando se unieron a la realeza en Sandringham para las vacaciones.

Incluso la reina Isabel parece haber perdonado a Ferguson antes de la boda de la princesa Eugenia, como lo demuestran sus fotos asistiendo al Royal Ascot en junio de 2018 como parte del círculo de la reina y en una reverencia a la monarca de 93 años.

La duquesa apareció en la foto oficial de la familia real tomada durante la boda, y estaba de pie junto al príncipe Felipe de 97 años de un lado, y el príncipe Andrew en el otro.

Fue la primera vez en 27 años que se vio a Ferguson en una imagen de una reunión formal de la Familia Real.