Su esposo la abandonó por teléfono justo después del nacimiento de su bebé prematuro

Lisa Burling tenía todo lo que había soñado cuando era una niña. Sin embargo, decidió volver a su país sin saber que su vida se vendría abajo.

Lisa fue una niña de la que sus padres nunca tuvieron queja. Terminó la secundaria con excelentes calificaciones y después fue a la universidad para estudiar Periodismo y Relaciones Públicas.

En cuanto se graduó empezó con una carrera exitosa que terminó llevándola a trabajar fuera de su natal Australia a los 23 años. Ella viajó a Londres y estuvo trabajando allí por largo tiempo, pero un hombre le daría el golpe más bajo de su vida.

REGRESO A CASA

Ella empezó a extrañar a su familia y sus amigos, los cumpleaños, las fechas especiales y todo lo que se perdía por estar lejos. Entonces decidió regresar a Australia cuando tenía 33 años. Tras un tiempo allí, se reencontró con un viejo amor de la secundaria y en ese momento empezó una historia que ella creyó interminable.

La pareja se embarazo en solo tres años de su primer hijo, Luca. Entonces sin pensarlo, Lisa trasladó su carrera de Sidney a Kiama, una hermosa ciudad pequeña a dos horas al sur de Sydney.

La vida allí era más tranquila y caminaba más lento que en las grandes ciudades. Lisa no estaba satisfecha.

"Ahora era una madre y eso significaba que ya no podía tener una carrera de relaciones públicas de alto vuelo. Mi papel era ser el ama de casa y apoyar a mi compañero mientras ganaba mucho dinero."

Estar aburrida no era una razón que ella considerara suficiente para romper con su familia. Pero un evento inesperado le daría un vuelco total a todo lo que ella había construido hasta ese momento.

UN BEBÉ PREMATURO Y UNA TRAICIÓN

Lisa quedó embarazada de su segundo hijo, a quien llamaron Nate. Con 32 semanas de gestación, Lisa entró en trabajo de parto y tuvo a su bebé prematuro que debió permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

Ella estaba con su bebé 48 horas después del parto y se fue sin muchas ganas a tomar una ducha rápida. Al mirar su teléfono notó una llamada de su esposo pérdida de su esposo y pensó que quería averiguar por el estado de su hijo e ir al hospital. Entonces ella le regresó la llamada.

"Mi papel era ser el ama de casa y apoyar a mi compañero mientras ganaba mucho dinero."

“Después de algunas preguntas sobre cómo era Nate, me lanzó una bomba. Él estaba fuera, me estaba dejando. No estaba funcionando, él no estaba feliz y eso era todo.”

Ella intentó entender lo que sucedía, incluso aceptar y adaptarse a su nueva situación, pero era difícil. Ella sabía que ahora era una madre soltera de dos niño y desempleada.

RENACER ENTRE LAS CENIZAS

Ella entre su cansancio físico, emocional y mental entró en un estado de aceptación de su situación y entendió que tal vez está era una oportunidad para recomenzar.

Su vida era una hoja en blanco en la que podía empezar a escribir su historia desde cero y así lo hizo sin saber que brillaría con más fuerza que antes.

"En la niebla que era mi mente, de alguna manera entendí lo importante que era separar lo que podía controlar de lo que no podía. Me recordé lo breve que es nuestro tiempo en esta tierra y que no era así como quería recordar mi vida en mi lecho de muerte."

Ella avanzó y hoy es una empresaria exitosa que posee una consultora de relaciones públicas premiada, LBPR. Recibió un reconocimiento como mujer de negocios y es embajadora de la Red AusMumpreneur y de Inspiring Rare Birds.

"Sí, cuando mi vida era un desastre, soñaba con una casa familiar en Saint Tropez, un porsche en el camino de entrada y millones en el banco para poder hacer lo que quisiera todos los días... ", afirmó Lisa.

Y concluyó: Esto puede sonar dramático, pero en momentos de oscuridad y desesperación, los pequeños sueños nos salvaron a mis pequeños ya mí de no deslizarnos más por el agujero negro de la inacción y, aún peor, la inercia.

En una historia relacionada, el poderoso y sencillo gesto de una mamá para hacerle más llevadero los días de clases a su hijo se hizo viral en todas las redes luego de que una conmovida maestra tomara una foto de los lápices del pequeño y la publicara en Facebook.