Pablo Lyle debe pagar fianza de $50.000 y usar grillete para permanecer en arresto domiciliario

Luego de una prolongada espera, el juez asignado al caso de Pablo Lyle determinó que el actor debería pagar una fianza de 50.000 dólares y permanecer bajo arresto domiciliario con grillete electrónico.

El día de ayer, 8 de abril, Lyle se presentó en un juzgado del condado Miami-Dade, al sur de la Florida, donde el juez estudió la fianza a pagar por el actor tras el incidente del 31 de marzo, que resultó en la muerte de un hombre.

El domingo 31 marzo, el actor y un grupo de personas se dirigían al aeropuerto de Miami mediante la Dolphin Expressway, pero, al pasarse la intersección correcta, el conductor tuvo la intención de dar una vuelta en U.

En ese momento, casi colisiona con el automóvil de Juan Ricardo Hernández, de 63 años, encontronazo que molestó a ambas partes.

El anciano de nacionalidad cubana tocó la bocina reclamándole la imprudencia y posteriormente se bajó del coche. En ese momento, se acercó al auto en el que se trasladada Lyle y le golpeó la ventana.

El piloto se bajó y luego lo hizo el actor, quien le propinó un puñetazo en la cara a Hernández. El señor quedó tendido sobre el suelo, inmóvil, a medida que los jóvenes se montaron en el coche y se retiraron rápidamente.

Hernández posteriormente fue trasladado al hospital Jackson Memorial, en donde permaneció internado por graves traumas en su cabeza hasta que falleció el 4 de abril, al ser desconectado del soporte vital por sus familiares.

Lyle fue arrestado, pero el 1 de abril compareció ante una jueza y pagó una fianza de 5.000 dólares. Después pudo regresar a México y se supo posteriormente que Hernández murió.

Esta situación cambió el panorama para el actor de telenovelas, quien debió regresar a EE.UU. por orden de la jueza Lisa Walsh -quien luego se recusó del caso y pasó a ser de Alan Fine.

En el juzgado, Pablo se declaró no culpable de la muerte de Juan Ricardo Hernández, según el documento presentado por sus abogados.

Por otro lado, pese a que la fiscalía estatal pidió que a Lyle se le impusiera una fianza de un millón de dólares, Fine finalmente determinó que Lyle permanecería bajo arresto domiciliario en Miami y tendría que pagar una fianza de 50.000 dólares.

De acuerdo al testimonio del periodista David Ovalle -quien estuvo presente en la audiencia-, el juez también ordenó que Lyle use un monitor GPS y dijo que el actor podría enfrentar cargos de asesinato.

El 1 de mayo se determinará si hay un cambio en los cargos que enfrentará Pablo Lyle, según Univisión. En la audiencia, el joven actor asistió acompañado de su esposa Ana Araujo, y uno de sus abogados, Bruce Lehr.

¿Ya viste el video de cómo se desarrolló el incidente entre Pablo y el señor de 63 años? Haz clic aquí y no te lo pierdas.