Mamá cuenta su "fantástico año" con su hija de 2 años antes de que falleciera en sus brazos

La madre afligida contó que su hija murió luego de recibir un trasplante de corazón pero que compartieron un año fantástico juntas.

Julie Chambers, de Hull, perdió a su hija de dos años, un año después de que la pequeña Zoe se sometiera a la cirugía que le cambió la vida.

La pequeña Zoe murió en los brazos de su madre debido a una rara complicación de rechazo.

Julie dijo que después del trasplante, Zoe pudo hacer cosas que no había hecho antes.

"La mayor alegría para nosotros después de que recibió su nuevo corazón fue cuando caminó por primera vez  en el Día de la Madre. Ese fue el mejor regalo de todos.”

Agregó: "Tuvimos una celebración de un año después de su trasplante, pero solo dos semanas después, ella murió en mis brazos".

Para mantener viva la memoria de Zoe, Julie creó el grupo Madres en Duelo UK en Facebook para eventos de recaudación de fondos y campañas para la donación de órganos.

Julie y otras tres madres, cuyas vidas han sido cambiadas por una enfermedad cardíaca, se reunieron en el centro comercial Meadowhall en Sheffield cuando pusieron una escultura del Corazón de Acero en exhibición pública.

Diseñado por el artista Steve Mehdi y financiado con el apoyo de empresas locales de Yorkshire, la escultura permitió que las personas grabaran sus nombres para recaudar fondos para la investigación del corazón.

Se conoció que han colocado más de 20.000 nombres en la escultura y han recaudado £ 476.000 para la Fundación Británica del Corazón.

"Cuando escuché sobre el Corazón de Acero, pensé que era fantástico y sabíamos que queríamos el nombre de Zoe allí", dijo Julie.

Maria Chebrika-Shaw, Susan Jackson e Yvonne Richardson se unieron a Julie porque tuvieron un hijo que había sido sometido a un trasplante de corazón en el Hospital Freeman en Newcastle.

Pero esta no es la única historia donde un hijo muere en los brazos de su madre. Kate, la afligida madre, contó que después de ver a su hijo morir llamó a los paramédicos para que le brindaran los primeros auxilios que lo trajeron de vuelta a este mundo.

El niño originario de Bransholme, Reino Unido, sufrió una sepsis que mantuvo a sus parientes al borde de la agonía. Para conocer más detalles haz click aquí.