Pareja de ancianos recibe consejos del doctor para recuperar su memoria

Ellos querían mejora su memoria, pero el resultado fue completamente inesperado.

El buen humor es parte esencial de la vida, pues la risa es un ejercicio que no solo te mueve muchos músculos del cuerpo, sino que también alivia las penas.

Es por eso que reír a diario es una acción que todos deberían poner en práctica y seguramente no podrás dejar de hacerlo al conocer esta historia.

Pareja de ancianos en un parque. | Fuente: Pixabay

Pareja de ancianos en un parque. | Fuente: Pixabay

La mayoría de los humanos tiene una persona mayor en su vida que tiene dificultades para recordar cosas. 

Algunos de nosotros ya estamos empezando a sentir que nuestros recuerdos se desvanecen lentamente. 

La siguiente broma examina de forma hilarante cómo se ven afectados los recuerdos con la edad, y qué funciona y qué aparentemente no. Ahora si solo hubieran escuchado al doctor...

Pareja de ancianos en una banqueta. | Fuente: Pixabay

Pareja de ancianos en una banqueta. | Fuente: Pixabay

EL OLVIDO DE LA PAREJA

Una pareja en sus noventa se estaba volviendo notablemente olvidadiza. 

Durante un chequeo, el médico les dijo que estaban físicamente bien, pero tal vez quieran comenzar a escribir las cosas para ayudarles a recordar.

Más tarde esa noche, mientras miraba la televisión, el anciano se levantó de su silla. "¿Quieres algo mientras estoy en la cocina?", le preguntó a su esposa. 

"¿Podrías traerme un tazón de helado?" ella respondió.

"Claro", dijo.

Pareja de ancianos en la playa. | Fuente: Pixabay

Pareja de ancianos en la playa. | Fuente: Pixabay

"¿No crees que deberías escribirlo para que lo recuerdes?" ella preguntó. 

"No, lo recordaré", respondió él con confianza.

"Bueno, también me gustaría un poco de fresas. Tal vez deberías escribirlo para no olvidarlo", sugirió ella de nuevo. 

Él dijo: "Puedo recordar eso. Quieres un tazón de helado con fresas". 

"También me gustaría crema batida. Estoy seguro de que lo olvidarás, escríbelo", dijo. 

Irritado, dijo, "¡No necesito escribirlo, lo recuerdo! Helado con fresas y crema batida - ¡Lo tengo, por el amor de Dios!".

Cara sonriente de tocino y huevos. | Fuente: Pixabay

Cara sonriente de tocino y huevos. | Fuente: Pixabay

Luego se fue a la cocina. Después de unos 20 minutos, el anciano regresó y le dio a su esposa un plato de tocino y huevos.

Se quedó mirando el plato por un momento y luego preguntó:

"¿Dónde está mi tostada?".

¡No vi venir esa respuesta! ¿Disfrutaste esta broma tanto como yo? 

Recuerda compartir estas historias con tus amigos.