Lili Estefan estuvo a punto de morir al nacer debido a una desconcertante complicación

Lili Estefan se ha vuelto más abierta con su público a la hora de compartir su vida privada. Desde su divorcio, hasta detalles dolorosos de su infancia han sido las confesiones que la presentadora ha hecho, sin remordimientos.

En una charla con su colega Tanya Charry, la conductora de "El Gordo y la Flaca", Lili Estefan, hizo confesiones sobre su infancia. En esta oportunidad confesó que estuvo a punto de no nacer.

Lili recordó que en el momento del parto de su madre hubo una complicación que pudo costarle la vida a ella y a su madre.

"En el momento en que iban a hacer la cesárea se dan cuenta que yo me había defecado dentro del estómago de mi mamá y no solamente eso; sino que me la tragué. El doctor le dice a mi papá '¿a quién salvamos, a la madre o a la hija?'"

Finalmente, ambas se salvaron, pero Lili tardó muchos años para preguntarle a su padre acerca de la respuesta que le dió al médico en aquel momento.

"... El día que me sentí preparada me dijo: 'Obvio le dije que tu mamá porque pensé que podía tener otros hijos'", confesó.

Sin embargo, está no fue la única experiencia difícil que vivió durante su infancia en su natal Cuba. Ella tenía solo 10 años cuando su madre murió de un ataque al corazón.

Lili cuenta que era muy pequeña para asimilar la situación. Fue por eso, que el momento que más la ha marcado fue  ver cuando sacaban las pertenencias de su madre del closet. Desde ese día y hasta hoy, Lili conserva un anillo, un reloj y un traje de su madre.

Pese a su difícil infancia, la conductora cubana conserva su enorme y agraciada sonrisa. Y, ahora, es mucho más abierta con su vida privada.

"Obvio le dije que tu mamá porque pensé que podía tener otros hijos."

Su divorcio de Lorenzo Luaces, el padre de sus hijos, ha sido uno de los momentos más difíciles que ha vivido la presentadora en su edad adulta.

Ella, valientemente, fue quien dio la noticia de primera mano a su público en el programa "El Gordo y la Flaca".

Tiempo después confesó que la razón de su divorcio se debía a una infidelidad de su esposo. Además, comentó que debió pagar una fuerte extorsión para que las pruebas no salieran a la luz y lastimaran a sus hijos.