Estudiante hispano murió tratando de proteger a sus compañeros durante tiroteo en Colorado

Kendrick Castillo se sacrificó para salvar la vida de sus compañeros en un tiroteo en la secundaria STEM de Highlands Ranch, en Denver.

Kendrick tenía 18 años y solo le faltaban tres días para graduarse, le encantaba la ciencia y los autos, además era un aficionado a la robótica y lideraba el equipo de competencias de su escuela.

Este martes cuando estaba en su clase de literatura, dos estudiantes entraron al aula y comenzaron a disparar, uno de ellos fue identificado como Devon Erickson.

Niu Giasolli, un compañero de clase de Castillo, contó que el joven murió tras lanzarse hacia uno de los tiradores, dando tiempo a sus compañeros para escapar.

“El pistolero se dirigió al otro lado del aula, donde también teníamos otra puerta y la abrió, luego caminó hacia atrás como si fuera a volver a su asiento y la cerró. Lo siguiente que supe fue que sacó un arma y nos dijo que no nos moviéramos”, dijo Niu.

“Fue entonces cuando Kendrick se abalanzó sobre él y este le disparó, dándonos a todos el tiempo suficiente para meternos debajo de nuestros escritorios y ponernos a salvo”, continuó Giasolli.

Según el joven, otros tres estudiantes también corrieron hacia el pistolero para detenerlo.

Poco después del tiroteo, los padres de Kendrick, John y María  Castillo, trataron frenéticamente de comunicarse con su hijo a través de su celular.

Inicialmente pensaron que el chico podría haber resultado herido, pero se preocuparon más cuando no contestó sus mensajes y llamadas.

La pareja se enteró de que Kendrick fue asesinado al dirigirse al hospital, fue en allí en donde las autoridades les informaron que su cuerpo aún estaba dentro del salón de clases.

Mientras esperaban ver a su hijo, los estudiantes se acercaban a ellos y les decían que el joven había sido un héroe.

“Quiero que la gente sepa sobre él. Era el mejor chico del mundo”, expresó John sin poder contener las lágrimas.

Castillo señaló que aunque se le ha hecho difícil aceptar que su único hijo decidió enfrentar al atacante en lugar de esconderse, sabe que hizo lo que tenía que hacer, y murió como un héroe.

“Desearía que se hubiera ido y escondido, pero ese no era su carácter. Su carácter era proteger a la gente, ayudar a las personas”, afirmó.

Finalmente, John señaló que su hijo se enfocaba en la gente y en sus relaciones. “No sé porque esto le pasó a un chico tan bueno”, expresó.

“No sé qué voy a hacer sin él en nuestras vidas. Nunca va a ser lo mismo”.

Otro joven héroe que también salvó las vidas de sus compañeros durante un tiroteo escolar fue Anthony Borges.

El chico evitó que 20 estudiantes fuesen asesinados durante la matanza de Marjory Stoneman Douglas High School, en Parkland. Si deseas saber más sobre esta historia haz click aquí.