Una enfermera casada se enamora de un paciente que moría de cáncer

Kelli no creyó en el amor a primera vista, hasta que conoció a John. En el instante en el que se vieron a los ojos por primera vez, supieron que debían estar juntos.

Pero Kelli estaba casada, y John era su paciente en la clínica oncológica donde trabajaba. Parecía que el universo conspiraba para mantenerlos separados. "Yo llevaba dos años en un matrimonio no muy saludable, intentando convencerme de que mi matrimonio y mi familia no estaban cayéndose a pedazos", cuenta Kelli..

"John había sido diagnosticado recientemente de melanoma metastásico en etapa 4, y había sido referido a la clínica por tratamiento. Sabía que él era un ser humano especial desde la primera vez que nos conocimos. Simplemente no sabía lo mucho que impactaría mi vida."

Cuando John completó su tratamiento, Kelli sinceramente asumió que sería la última vez que se verían . No tenía idea de que, más de un año después, el destino volvería a unirlos. "Había comenzado un nuevo trabajo en el hospital, estaba divorciada y me había mudado a un pequeño dúplex cerca de mi trabajo", cuenta.

"Tenía un perfil de citas en línea, y estaba viendo perfiles casualmente de vez en cuando. Estaba de pie en mi cocina comiendo comida a domicilio en la caja, cuando de repente, un nuevo perfil apareció en mi pantalla: el de John. Y ahí estaba esa devastadora sonrisa mirándome desde mi teléfono. Le dí me gusta, él también, y el resto es historia."

En cuestión de una semana, Kelli y John tuvieron tres citas y rápidamente se hicieron inseparables.

Parecía una locura, pero al poco tiempo era imposible separarlos, y buscaban cualquier excusa para estar juntos.

"¿Recuerdan eso del amor a primera vista? Esto fue así. El verdadero. John y yo teníamos una conexión de otro mundo. Es difícil describirlo si no lo has sentido. Él era mi alma gemela, y yo la suya."

"Teníamos los mismos pensamientos, terminábamos las oraciones del otro y compartíamos un único, íntegro y puro amor por el otro. Era algo hermoso, milagroso y rarísimo", detalló. La pareja siempre supo que había la posibilidad de que el cáncer de John regresara.

Al tener cáncer en etapa cuatro, incluso si los doctores determinan que "no hay evidencia de la enfermedad" en tu cuerpo, aún estás repleto de células cancerígenas. "Son pequeñas células de cáncer microscópicas, flotando y esperando a asentarse y hacer tumores", dijo Kelli.

"Como lo explicó John sin mucha delicadez, es como tener una guillotina colgando sobre tu cabeza. A John le dijeron que tendría que seguir en tratamiento inmunosupresor el resto de su vida. Afortunadamente, era un tratamiento con pocos efectos secundarios, y vivimos el año siguiente felices."

"Estábamos profundamente enamorados. La vida era perfecta. Tan completamente perfecta", agregó. Pero su idilio terminó en septiembre de 2017, cuando John comenzó a vomitar incontrolablemente. No podía retener ningún alimento. Kelli lo llevó al hospital más cercano, donde esperaba ya la madre de John.

John fue ingresado para unos exámenes, mientras Kelli volvió a casa a prepararle un bolso con ropa. "Nunca olvidaré la llamada telefónica de su mamá. Dijo, 'Kelli, el cáncer volvió. Tiene un gran tumor enredado en los intestinos. Lo están transfiriendo a la universidad'. Me senté en el piso de nuestra alcoba y lloré", cuenta Kelli.

Fue en este punto que la pareja decidió contraer matrimonio. Se casaron en una hermosa ceremonia en el jardín apenas meses antes de que John fuera operado para sacar el tumor. En un principio, los doctores estaban seguros de que el cáncer había desaparecido, pero un examen en marzo de 2018 reveló que se había esparcido a todo su cuerpo.

"La fe de John de que él vencería esto jamás se quebrantó. Una noche, sentada en la cama del hospital con él, dijo 'quiero tanto que este sea nuestro cuento de hadas, nuestro felices por siempre. Tengo que vencer esto. Por tí, por nosotros'. Pero yo sabía que el tratamiento no estaba funcionando".

Kelli recuerda estar sentada en la habitación del hospital, mirando los ojos de su marido. En vez de su hermoso brillo, estaban apagados, con un tono amarillento por el tumor que se adueñaba de su hígado. Sabía que era el momento de decir adiós, y ese mismo día lo llevó a casa para cuidar de él hasta su último aliento.

"Era mi turno de proteger a John", dijo Kelli. "Le dijo a todos que se iría a casa a ponerse más fuerte. Yo era su porrista, fingí valentía y lo seguí. A pesar de que los dos sabíamos que era el final, ninguno de nosotros quería admitirlo, teníamos que proteger el corazón del otro."

John exhaló su último aliento en brazos de Kelli poco tiempo después. En sus últimos momentos, Kelli le susurró todo lo que quería decirle, lo feliz que estaba de que tuvieran ese tiempo juntos. "Echados juntos en silencio en nuestro cuarto poco iluminado, John tomó su último aliento y se deslizó tranquilo al más allá a las 11:15 PM", contó.

"Han pasado 10 meses desde que dije adiós. No sé lo que la vida me tiene preparado en esta nueva aventura. No sé si me enamoraré de nuevo, si quedarme en nuestra casa, o incluso en el mismo estado. Sigo viviendo mi vida día a día, a veces momento a momento, es todo lo que puedo manejar."

En otro conmovedor caso, un veterano logró cumplir su último deseo escasas horas antes de que su vida llegara a un trágico fin tras sucumbir ante una dura y prolongada enfermedad.

Artículos relacionados
Relaciones Mar 26, 2019
"No vamos a rendirnos": Novia con cáncer se niega a cambiar fecha de la boda
Feb 09, 2019
Doctores dicen a mujer que tiene 1 mes de vida, 8 años después está libre de cáncer y embarazada
Salud May 14, 2019
Enfermera de 26 años que perdió a su madre por cáncer ahora enfrenta la misma enfermedad
Historias Apr 23, 2019
Devastadora historia de un hombre que se enamoró de una mujer con cáncer terminal