Mamá que se negó diez veces a interrumpir su embarazo dio a luz a una niña saludable

La perseverancia te lleva lejos. Esa es la clave para cumplir los deseos en la vida y alcanzar las metas que te propones. Cuando se trata de este valor, no hay mejor muestra que el amor de madre.

Ella fue contra todos los pronósticos y contra la voluntad de todos los doctores que la vieron. Natalie Halson es una madre primeriza que escuchó a médicos decirle recurrentemente que debía abortar a su bebé, luego de que los ecos realizados durante el embarazo señalaran que la bebé tiene espina bífida.

La condición de espina bífida afecta a unos 1.500 embarazos al año, reporta el diario británico. Esta situación de salud significa que la columna vertebral y la médula espinal no se han desarrollado correctamente en el útero.

El estudio dio estos resultados cuando la joven tenía 22 semanas de embarazo, publica el diario The Sun. Pero Natalie no hizo caso y decidió continuar con el proceso de gestación de su primera hija.

La madre primeriza, de 29 años de edad, dijo que investigó tanto como pudo y sabía que había opciones “pero los médicos no tomaban no como respuesta”.

Pero esa insistencia llevaría a Natalie al borde. Sin duda todo tiene un límite, y el de esta inglesa nacida en Manchester fue que, aún a pocas semanas de su fecha de parto, los doctores seguían pidiéndole que se sometiera a un aborto. Esa fue la gota que rebasó el vaso.

Natalie siguió su instinto y el 12 de diciembre recibió a su niña, Mirabelle, en un hospital de Liverpool. La bebé, efectivamente nació con espina bífida, pero fue sometida a cirugía y respondió de excelente manera, contrario a los diagnósticos pesimistas que habían recibido durante el embarazo y según los cuales, ella no caminaría y no tendría calidad de vida.

"Lucho cada día por darle lo mejor para su vida. Me considero, realmente, una persona muy fuerte, pero ha sido un viaje increíblemente duro”.  Sin duda lo prueba que la joven haya tenido que escuchar diez veces que le pidieran que interrumpiera la vida de su primogénita.

Natalie no es la única mujer que ha recibido advertencias médicas de esta clase. Un caso similar ocurrió a Christy Beck. Ella y su esposo intentaron por mucho tiempo ser padres y cuando finalmente su sueño se cumplió, se enteraron de que esperaban gemelos.

Pero había otra gran sorpresa reservada. No eran solo gemelos. La familia Beck ahora estaba esperando trillizos. Como Christy tenía en ese entonces 42 años de edad, los médicos le dijeron que tenía que abortar a uno de los bebés para lograr el parto.

Christy Beck sonríe al mirar a sus trillizos recién nacidos. | Foto: YouTube / The Beck Triplets - Carter News

Christy Beck sonríe al mirar a sus trillizos recién nacidos. | Foto: YouTube / The Beck Triplets - Carter News

Ella se negó, y a los meses dio la bienvenida a sus tres hijos.
Artículos relacionados
twitter.com/ShivAroor
Religión Jun 05, 2019
Televangelista Kenneth Copeland justifica sus gastos en jets privados: 'Es una cosa bíblica'