Niña de 5 años usa el dinero de su mesada para crear bolsas con alimentos para los desamparados

En lugar de comprar juguetes o dulces, una niña de Alabama de 5 años gasta su mesada semanal en "bolsas de bendiciones" para las personas sin hogar en su ciudad, y las distribuye a mano los fines de semana.

Su madre Haley Bennet, dijo que la pasión de su hija por ayudar a las personas sin hogar en su ciudad, Florence, Alabama, comenzó una noche cuando vieron a un hombre durmiendo en un colchón tirado cerca de un basurero donde trabajaba su prometido.

"Preparamos la cena y le trajimos un plato", dijo Bennet. "Mi hija decía: '¿Dónde está su casa? ¿Qué hace si llueve? ¿Qué hace si hace frío?'."

DECIDIDA A AYUDAR

Desde que fue testigo de los impactos de la falta de vivienda en su propia comunidad, Tynslee Blue, de 5 años, se decidió a ayudar, según señaló su madre.

“Tiene una mesada, limpia su habitación y me ayuda con las tareas, pero en lugar de comprar juguetes... vamos a ‘Dollar Tree’, compramos ponchos, paraguas", dijo Bennet.

Agregó que buscan lo que las personas sin hogar a menudo necesitan, y luego llenan las llamadas "bolsas de bendiciones" o ziplocs del tamaño de un galón, con todo, desde productos de higiene personal hasta comida.

Bennet dijo que luego va a su parque local en el centro de Florencia, donde se reúnen muchas personas sin hogar, y las distribuyen.

En su primera entrega hace aproximadamente un año, dejaron cinco bolsas, dijo. "Luego, este último fin de semana entregamos 20, y este próximo fin de semana queremos dar 30".

UNA PEQUEÑA ADMIRABLE

La madre de la pequeña agregó que admira cómo su hija puede ser compasiva y ver a las personas que necesitan ayuda, en lugar de mirar hacia otro lado.

"Ella actúa como si estas personas no fueran diferentes a ella. Diría: 'Oye, ¿cómo estás y que Dios te bendiga'. Un niño normal de 5 años no intentaría ayudar a la gente, ni se acercaría a un extraño y trataría de ayudar a la gente, o les daría su jugo o su agua."

COLABORA COMO PUEDE

Bennet dijo que cuando caminan en el centro y ven a una persona sin hogar, incluso si Tynslee solo tiene cajas de jugos, "ella preguntaría: 'Mamá, ¿puedo darles mis jugos?’."

Mientras que las entregas de "bolsas de bendiciones" comenzaron como un asunto familiar, Tynslee está "tratando de involucrar a más personas", dijo su madre, y con frecuencia invita a sus amigos a venir.

"Quiere que la gente sepa que esto es realmente un problema en la ciudad donde vive", agregó la madre.

LA GENEROSIDAD DE OTRO PEQUEÑO

Otro bondadoso niño recibió una compensación de 700 euros de parte del hombre que atacó fatalmente a su mascota, sin embargo, decidió hacer un donativo a una asociación que defiende los derechos animales.

Hace cuatro años, el pequeño Eloy Sanz tenía apenas 8 años cuando un pastor golpeó hasta darle muerte a su perrito, Conan.

Luego de denunciar lo sucedido en tribunales de Cuenca, el pastor fue condenado el año pasado pagar una compensación a los dueños del perro, valorada en 700 euros, por maltrato animal. Además, será inhabilitado por seis meses.

Sin embargo, Eloy, ahora de 12 años, decidió donar todo el dinero a una sociedad protectora de animales: la asociación "Peludets amb cor i medi ambient". Conoce más detalles aquí.