Así fue la vida de María Luisa Seco, querida presentadora de 'Un globo, dos globos, tres globos'

Maria Luisa Seco fue una reconocida en las décadas de los 60, 70 y 80; en un nuevo aniversario de su nacimiento recordamos algunos de sus más famosos trabajos.

Desde pequeña María Luisa Seco se destacó por formar parte de la pantalla chica ibérica, ella debutó en la televisión en el programa "Buenas Noticias" (1966), junto a Alfredo Amestoy, así como en el programa musical "Escala en Hi-Fi" (1966-1967).

Sin embargo fue su trabajo en programas infantiles y juveniles lo que la hizo famosa, su pelo rojizo y un corte de pelo llamativo además de una gran personalidad la destacaba del resto.

SU MOMENTO DE ORO

Maria nació el 1 de junio de 1948 en Madrid y aunque destacó en su rol de presentadora de televisión, su profesión era psicólogo, estudió magisterio y Psicología infantil,carrera que ejerció durante un par de años.

Esta especialidad sin duda le permitió triunfar en su rol de captar la atención y entender a los más jóvenes. Sus trabajos más destacados fueron en Antena infantil (1965), Biblioteca juvenil (1966-1968), No somos de piedra (1968), Discoteca joven (1968), Antena infantil (1968-1970).

"Con vosotros" (1970-1972), la sección "Zoo loco" en el programa "Todo es posible en domingo" (1974), "La sonrisa de un niño" (1978) y, sobre todo, "Un globo, dos globos, tres globos" (1974-1978) el cual fue quizás su más grande éxito.

MULTIFACÉTICA

María también fue reconocida por ser una escritora de libros infantiles como "Juan 2" (Igreca de Ediciones, 1973), "Cantidubi" (Editorial Edelsa, 1983) y "Don Blanquisucio "(Editorial Miñón, ediciones en los años 1979, 1981 y 1988).

Además, puso su cara y nombre a la colección de libros infantiles "Biblioteca Infantil TVE Marpol", enseñando a hacer manualidades en libros como "Cascanueces" o "La bruja Baba Yaga" (1977).

En su vida privada todo fue menos publico, se supo que estuvo casada con entre 1969 y 1981 con el locutor de radio Pepe Domingo Castaño y luego tuvo de pareja a Louke Timmermans.

Este último colaboró en una de las ediciones de Don Blanquisucio, irónicamente  a pesar de ser tan cercana a los más pequeños en su profesión, en lo personal no fue así ya que nunca se le conocieron hijos, ella murió en 1988 debido a un cáncer en los huesos.

Este triste final nos recuerda al del popular presentador mexicano Paco Stanley, aunque en circunstancias totalmente distintas la trágica muerte de Stanley asombro hace 20 años a sus seguidores.