Los últimos años de Gracita Morales: sola y abandonada

Los años finales de la vida pueden ser realmente duros, especialmente cuando has vivido épocas maravillosas y al acercarse el final de la carrera, la soledad llama a la puerta para hacerse presente. Fue eso lo que ocurrió a la actriz.

En lo profesional, toda una estrella. Fue una de las actrices de comedia más populares, pero la vida no tendría un destino similar preparado para ella. O al menos, al final del tiempo en la tierra. La recuerda, a 20 años de su muerte, el portal Libertad Digital.

De su trayectoria como profesional se dicen muchas cosas. No solo conquistó con grandes éxitos la taquilla cinematográfica, sino que también dio bastante de que hablar por su impuntualidad para llegar en algunas ocasiones, las veces que se ausentaba del set y hasta ataques de celos que terminaban con ella arrojándoles ceniceros a sus compañeras.

Mariano Ozores, que la dirigió en varias películas, la recuerda como una mujer "caritativa, cariñosa, pero de vez en cuando tenía arrebatos de cólera, los que nos hacían olvidar sus virtudes. No tuvo suerte ni en su vida privada ni con su salud". 

Mientras que José María Reyzábal, aunque admitía que ganaba muchísimo dinero con las películas de ella, optó por no incluirla en los repartos de sus proyectos por el mal carácter, a veces hasta incontrolable, que mostraba.

En el amor, tampoco le fue tan bien. Estuvo casada durante ochos años con el pintor Martín Zerolo. Se conocieron mientras ella iba de gira con una obra de teatro por Tenerife y las opiniones sobre esa pareja son bastante encontradas.

Mientras Mariano Ozores contaba que Zerolo fue "una especie de Valium para Gracita", Alfredo Landa recordó que "el pintor le salió rana". Fue un hecho que marcó, como señalaron en la época, el principio del fin de su carrera.

La actriz de grandes títulos de los años 60’s como Operación cabaretera, Sor Citroen, Operación Mata-Hari, Operación bi-ki-ni y ¡Cómo está el servicio!, falleció el 3 de abril de 1995, a sus 66 años de edad, a causa de una insuficiencia respiratoria. Sola, con pastillas y abandonada. Después de tantos éxitos, sufrió hasta depresión por no recibir ofertas de trabajo.

Gracita Morales sigue siendo, hoy en día, recordada como uno de los grandes iconos de la cultura en España. Una estrella, para quienes elaboraban personajes a la medida. Lamentablemente, al recordarla también destaca que fue una de las grandes figuras que murió en absoluta soledad.

El mundo del entretenimiento en España se conmocionó recientemente, pues en marzo de este año falleció Paloma Cela, quien también había sido parte del reparto de Operación bi-ki-ni.

La noticia fue difundida en múltiples portales, luego de ser confirmada por La Unión de Actores y Actrices de España y la familia de la actriz.