Eugenia Martínez de Irujo, sobre cómo la afectó la muerte de su madre: 'no podía comer'

Luego de muchos años de mantenerse en silencio, Eugenia Martínez de Irujo recientemente recordó cómo atravesó la muerte de su madre, la duquesa de Alba.

El 20 de noviembre de 2014 es un día que Martínez de Irujo recuerda con tristeza. Fue el comienzo de un duro período en el todo se le vino abajo y presentó fuertes estragos de salud que, por poco, acaban con ella.

Hace poco, la hija de la duquesa de Alba y Luis Martínez de Irujo dio una emotiva entrevista al programa Lazos de sangre para conversar sobre su vida y sus progenitores.

DE SU PAPÁ

Sentada en el patio de la finca sevillana que su madre le obsequió como presente de bodas, Eugenia recordó a su papá con mucho cariño, pese a no haber tenido una larga relación con él.

Luis Martínez de Irujo falleció en septiembre de 1972, en Houston, cuando la duquesa de Montoro era apenas una niña. Tenía 52 años y una leucemia le arrebató la vida.

"No me enteré de la muerte de mi padre porque era muy pequeña. Para mí, era un señorazo de los pies a la cabeza. Tenía un porte imponente, parecía un actor de Hollywood", reconoce Eugenia.

La duquesa agregó que, cada vez que se ha encontrado en un mal momento, le pide ayuda a su papá.

“Siempre he pensado en mi padre."

Eugenia, quien afirma que es una persona insegura y que esto habría resultado diferente de tener a su papá en su vida, mencionó tres momentos memorables que vivió junto a él.

Recuerda con claridad cuando él le leía cuentos, cuando iba a darle las buenas noches y le daba un barquillo, y su último verano en Marbella.

Por supuesto que cuando el esposo de la duquesa de Alba falleció, Eugenia corrió a refugiarse en los brazos de su mamá, quien, admite, “ha sido muy importante en mi vida”.

DE SU MADRE Y SU MUERTE

La relación que ambas compartían era tan especial y cercana que, cuando Cayetana Fitz-James Stuart murió, su mundo entero se vino abajo.

El 20 de noviembre de 2014, la que le dio la vida partió de este mundo y dejó un vacío enorme en sus hijos, en especial, en Eugenia.

"Era la primera persona que se me iba siendo yo consciente. Recuerdo que cuando falleció me vine a La Pizana (la finca) una semana y me extrañaba estar tan bien de ánimo y de repente caí en barrena y fue algo... Me quedé en 37 kilos, no podía comer. Se me vino el mundo encima", reveló Eugenia.

La duquesa de Montoro también confesó que no soporta los grandes egos, y que la humildad y la honestidad son muy importantes para ella. Asimismo, considera que el universo la ha premiado.

"Todo tiene sus pros y sus contras, ¿no? Sus ventajas y desventajas. Y yo, pues, no me puedo quejar, la verdad. Creo que soy una privilegiada de la vida. Creo que muy afortunada. Y tengo que estar dando gracias a Dios todos los días."

Eugenia Martínez de Irujo está mucho mejor, a casi cinco años de la muerte de su madre. Si bien la sigue extrañando terriblemente, logró recuperar fuerzas para seguir adelante.

Artículos relacionados
Noticias España Mar 29, 2019
Eugenia Martínez de Irujo recuerda a su madre en su 93 cumpleaños con una foto inédita
Mar 27, 2019
Eugenia Martínez de Irujo rinde un emotivo homenaje a su "hermana" con síndrome de Down
GettyImages
Realeza Jun 08, 2019
Eugenia Martínez de Irujo sobre la salud de María Jiménez: 'Poco a poco'
Celebridades Apr 23, 2019
Eugenia Martínez de Irujo habla sobre la salud de su hija, Tana Rivera