Viuda con síndrome de Down habla de la muerte de su marido tras 26 años de matrimonio

Una cosa es vivir con síndrome de Down y otra es perder a un esposo después de veintiséis años de matrimonio.

Kris Scharoun-DeForge, de 59 años, sabe cómo se siente estar en ambos mundos, ya que rindió homenaje a su difunto esposo, Paul, quien también vivió con el síndrome.

"Le susurré al oído: '¿Te casarías conmigo?', y él me miró con esa gran sonrisa hermosa.”

La historia de Kris y Paul DeForge es realmente inspiradora y demuestra que el amor es realmente hermoso. La pareja se casó a pesar de sus condiciones de salud y vivieron juntos felizmente durante 26 años.

Con la muerte de Paul, ahora está presente un gran vacío en la vida de Kris, y ella, junto con familiares y amigos, le rindió homenaje en su funeral.

LA HISTORIA ENCANTADORA DE KRIS Y PAUL

Kris y Paul fueron una de las pocas parejas casadas en el mundo con síndrome de Down. Después de conocerse en 1988, la pareja salió durante cinco años, antes de que Kris le pidiera a Paul que fuera su esposo.

Al recordar ese momento especial, Kris dijo que cuando ella le propuso matrimonio, la miró con su gran sonrisa hermosa, sacudió la cabeza y dijo que sí. Fue entonces cuando supo que él era su hombre.

"Le propuse matrimonio", dijo Kris. "Le susurré al oído: '¿Te casarías conmigo?', y él me miró con esa gran sonrisa hermosa, y negó con la cabeza y dijo ‘¡Sí!’, y fue entonces cuando lo supe."

Su unión no llegó sin su parte justa de desafíos y oposición del mundo exterior, como lo reveló Susan, la hermana de Kris. Ella explicó que Kris y Paul tenían que tomar clases matrimoniales, asistir a sesiones de asesoramiento y también prestar poca atención a las personas que se oponían a su matrimonio.

"Sí, realmente hubo bastante oposición. Había una sensación de que era como si fueran niños los que se casaban, en lugar de dos adultos muy capaces", dijo Susan.

Según ella, la oposición provenía de personas capaces que pensaban que el matrimonio de la pareja sería como el de dos niños.

Tales temores persisten hoy, ya que muchas personas se preocupan si las parejas con síndrome de Down pueden tener un profundo amor mutuo, pero en el caso de Kris y Paul, tenían un amor más profundo que muchos encuentran difícil de explicar.

LA MUERTE DE PAUL

Después del funeral de Paul, Kris tomó algunas de las cenizas de su difunto esposo y las extendió cerca de un lago de pesca al que le encantaba ir.

Ella guardó el remanente, ya que quiere que se mezcle y se entierre junto con sus cenizas cuando muera. Kris no sabe si puede volver a ser feliz después de la muerte de Paul, pero prometió intentarlo.

En sus palabras: "Todavía es mucho mejor haber amado y perdido, a que te digan que nunca puedes amar en absoluto."

La muerte de Paul pone fin a una unión que duró 26 años, pero en Kris, es obvio que las llamas de ese amor continuarán ardiendo.

Artículos relacionados
Relaciones May 07, 2019
El matrimonio más largo de una pareja con síndrome de Down termina tristemente tras 25 años
Historias Apr 26, 2019
Así es cómo una mamá fuerte dijo a su hija que su papá la abandonó porque tenía síndrome de Down
TV May 11, 2019
Carina Ricco, la viuda de Eduardo Palomo, habla de cómo es su vida tras la muerte de su esposo
Historias May 04, 2019
Las sonrisas de estos mellizos con Síndrome de Down recuerdan que no hay límites para ser feliz