Con 8 años pesaba 190kg y podía morir. Entonces la "niña más pesada del mundo" perdió más de 130kg

Los médicos le dijeron a la pobre chica de 420 libras que estaba muriendo. Entonces 'La Niña Más Grande del Mundo' perdió más de 300 lb

La obesidad se ha convertido en un importante problema de salud.

Cuando Jessica Leonard tenía ocho años, pesaba 420 libras, o 190 kilogramos, y fue apodada 'La niña más pesada del mundo' en el 2008.

Como informó Inspire More, tenía problemas con las actividades cotidianas, como subir una escalera, y no pudo llevar un estilo de vida activo como los niños de su edad.

Eventualmente, ella también tuvo que abandonar la escuela porque sus piernas ya no podían soportar su peso. Se puso tan mal que no podía caminar y tenía que rodar o arrastrarse hasta donde quería ir.

En lugar de ayudarla a cultivar patrones de alimentación saludables, su madre, Carolyn Leonard, solo guardaba alimentos poco saludables en la nevera.

A Jessica se le permitía comer lo que quisiera, siempre que quisiera. Llegó a un punto crítico cuando desarrolló complicaciones respiratorias y fue trasladada al East Tennessee Children's Hospital.

Cuando los médicos vieron la condición de Jessica, informaron el asunto a los servicios de protección infantil. La situación de la familia de Jessica fue investigada, y la preadolescente fue enviada a una clínica de obesidad en Virginia.

Carolyn recibió instrucciones de asistir a clases para padres donde se le enseñó sobre bienestar y nutrición infantil. La familia necesitaba hacer un cambio significativo si se le permitía a Jessica regresar a casa.

El tiempo de Jessica en la clínica de obesidad fue de gran ayuda y perdió 320 libras, o 145 kilogramos, sin cirugía. Para cuando ella regresó a casa, pesaba 100 libras o 45 kilogramos.

Conoce a Jessica en el siguiente video: 

En la clínica, Jessica aprendió sobre los planes de alimentación saludable y el ejercicio, y continuó con esos hábitos saludables cuando regresó a casa.

Después de su increíble pérdida de peso, ella necesitó cirugía para quitar el exceso de piel y, tan pronto como eso se curó, Jessica pudo regresar a la escuela y llevar una vida normal.