Niños rezaron por helado que mamá no podía pagar, solo para regresar a casa y hallar un cheque

Hay días en que los problemas disminuyen nuestra fe. Pero la fe de un niño es inquebrantable, pues aún no están endurecidos por las dificultades, las desilusiones y las relaciones rotas.

En Mateo, los discípulos le preguntan a Jesús: "¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?" Él deja en claro que el corazón humilde de un niño es grande. Él les dice que si vamos a entrar en el reino de los cielos, debemos llegar a ser como niños pequeños.

Liftable contó la historia de Sara Moore Gruver, madre de tres hijos de Watkins Glen, Nueva York, quien recibió un pequeño recordatorio de lo fuerte que puede ser la fe de un niño.

Cuando se acercaba el final del período de pago, tuvo que estrechar el presupuesto, pero sus hijos no entendieron lo que significaba quedarse corto esa semana y comenzaron a pedir helado.

Sara les explicó a sus hijos que no tenía suficientes fondos, y que los 20 dólares en su bolsillo solo la ayudarían hasta el día de pago. Tenían mucha comida en casa, después de todo.

De regreso, solo se escuchaban suspiros tristes desde el asiento trasero. Luego, sabiendo que no convencerían a su mamá, los niños se volvieron hacia la única persona que siempre escucha sus oraciones.

"Dios, realmente nos encantaría un helado. ¿Hay alguna manera de darle dinero a mamá para que podamos tomar un helado esta noche? Sabemos que puedes. Gracias", escuchó Sara.

Recordando a los niños que hay cosas más grandes por las que podrían estar orando, ella los corrigió. "Dios no va a tirar dinero en nuestra puerta para que puedas obtener helado. Está OCUPADO en este momento con desastres naturales".

Su hijo mayor, Josh, sabía que Dios nunca está demasiado ocupado ni siquiera para las cosas más pequeñas de tu vida. Después de todo, Dios alimentó a una multitud con cinco panes y dos peces. El helado no sería un problema.

Josh, que tenía mucha fe, le respondió a su madre: "No, Dios dijo que tendrás mucho dinero para comprar helados y para darles algo a la gente del desastre natural". Sarah comenzó a corregirlo, pero se dio por vencida.

Cuando llegaron al camino de entrada, su correo estaba en el porche delantero. Mientras descargaban, ella abrió un sobre y adentro había un cheque por $ 123.

El dinero extra era una devolución de un pago en exceso de un préstamo estudiantil de varios años antes.

Sara terminó publicando en Facebook lo que sucedió: "Los niños no estaban sorprendidos. Dios no estaba sorprendido. Tienen helado. La Cruz Roja recibió una donación. Y mamá recordó, una vez más, lo que significa tener la fe de un niño".

Desde que compartió su experiencia, la historia se ha vuelto viral. Sara se alegra de que su publicación haya recibido tanta atención, pero ha puesto la fe en el centro de atención.

Muchos que han leído la historia de Sara han ofrecido dinero para sus hijos, pero la paramédico les asegura a todos que no están en necesidad:

"Tenemos buenos trabajos y estamos financieramente establecidos, solo algunas semanas pagamos más por cosas y no dejamos espacio en el presupuesto para golosinas".

Artículos relacionados
Feb 08, 2019
"Aquí estoy mamá, en tu tumba; soy licenciada como te lo prometí": la emotiva historia de una hija
Historias Apr 26, 2019
Así es cómo una mamá fuerte dijo a su hija que su papá la abandonó porque tenía síndrome de Down
Dec 10, 2018
Estudiante que no podía pagar la renta construyó una increíble casa pequeña y se graduó sin deuda
Jan 09, 2019
Mamá dice que familia tiene "maldición navideña" por catástrofes que han pasado 4 veces seguidas