12 síntomas de autismo que todo padre debe conocer

Son varios los síntomas que un individuo con autismo puede presentar desde una edad temprana. ¡Prepárate para identificarlos!

Los primeros años de la vida de un niño son un momento de tremendo desarrollo físico, cognitivo y social. Si bien esos años son de alegría para los padres, es importante que ellos estén atentos a los primeros síntomas o signos de problemas del desarrollo.

El trastorno del espectro autista, un grupo de trastornos que afectan el desarrollo cerebral y pueden generar problemas para pensar, comunicarse y socializar, es una de estas condiciones con las que un niño podría nacer.

De acuerdo al sitio web Prevention, los síntomas del autismo pueden variar, por lo que siempre es necesario prestar atención al comportamiento de tu niño desde que nace. Son varios de ellos los que determinarán si padece o no de la condición, no solo un síntoma.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

Las señales de advertencia tempranas del autismo usualmente aparecen en algún momento antes de que el niño cumpla tres años. Los síntomas pueden comenzar a los 12 o 18 meses para algunos niños, mientras que otros pueden no ser diagnosticados sino hasta que llegan al segundo o tercer grado.

"Los síntomas ocurren con el tiempo, y no siempre se dan en el consultorio de un médico", dice Juhi Pandey, neuropsicóloga pediátrica y científica del Centro de Investigación del Autismo en el Children's Hospital de Filadelfia.

"Es por eso que el hecho de que los padres están atentos a los síntomas y le proporcionen [al médico] esa información es importante".

Aunque debe informar al médico si nota alguno de estos síntomas, detectar uno o incluso varios no es garantía de que su hijo tenga autismo.

Imagen tomada de:  Pixabay

Imagen tomada de: Pixabay

12. POBRE CONTACTO VISUAL

Los niños pequeños tienden a mirar a los ojos a sus seres queridos y a extraños por igual. Pero un niño con autismo puede evitar el contacto visual, nunca mirando directamente a su padre o haciéndolo de manera inconsistente o fugaz.

Al mismo tiempo, Pandey dice que algunos niños pueden ser tímidos. La falta de contacto visual no siempre es indicativa de autismo, una advertencia que se aplica a todos los síntomas de esta lista.

11. ALETEO DE MANOS O GESTOS REPETITIVOS

Los movimientos o gestos repetitivos -a menudo aletear o girar las manos, cerrar los dedos o balancearse hacia adelante y hacia atrás- son una bandera roja, dice Pandey, especialmente si un niño repite estos o similares gestos cuando está emocionado.

Imagen tomada de:  Pixabay

Imagen tomada de: Pixabay

10. FRASES REPETITIVAS O BALBUCEO

Mientras muchos niños pequeños balbucean o se repiten, Pandey dice que los niños pequeños con autismo pueden repetir la misma frase una y otra vez de la misma manera, casi como si estuvieran cantando el verso de una canción.

Repetir una frase o balbucear con ritmos raros o como si estuviera cantando también son señales de advertencia, dicen los expertos de Mayo Clinic.

9. MAYOR SENSIBILIDAD O AVERSIÓN SENSORIAL

El autismo puede hacer que los sentidos de un niño sean más sensibles. Un niño puede que disfrute frotando superficies lisas o suaves, o puede que huela todo, dice Pandey. Pero puede que no le guste que lo abracen o apapuchen.

Los sonidos cotidianos incluso puede que suenen muy duros para ellos. La doctora agregó que el sonido que hace un lavabo al bajar o una aspiradora pueden ser irritantes comunes.

"Puede que se tapen los oídos con  las manos", dice ella. Un niño con autismo también puede ser muy sensible a la luz brillante, de acuerdo con Mayo Clinic.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

8. INSPECCIONAR JUGUETES EN LUGAR DE JUGAR CON ELLOS

La mayoría de los niños pequeños estudiarán un juguete antes de jugar con él. Pero un niño con autismo no puede pasar de la fase de inspección, dice Pandey. Entonces, mientras un niño sin autismo desliza su coche de juguete por el piso, o a vuela un avión por los aires, un niño con autismo podría solo hacer girar las llantas del auto o examinar los lados del avión.

7. JUGAR SOLO

Como ya fue mencionado, algunos niños son simplemente tímidos. Pero jugar solitariamente puede ser un indicador de autismo. Pandey dice que un niño con autismo puede no saber cómo acercarse a otros niños o puede estar más interesado en hacer sus propias cosas.

Si otro niño intenta interactuar o jugar con él, un niño con autismo "puede que no sepa cómo reaccionar", agrega. Este tipo de comportamiento no es raro a edades tempranas, pero si todavía está sucediendo más adelante, como a los 7 años, esa es una señal de advertencia más fuerte.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

6. FALTA DE INTERÉS EN EL JUEGO DE SIMULACIÓN

Los niños con autismo no pretenden acciones ni las imitan. Por ejemplo, ellos no toman un objeto como una esponja y la usan como si fuese un teléfono de mentira. Jugar a alimentar a una muñeca o fingir que el sofá es un camión o un tren son otros ejemplos.

Si este tipo de juego de simulación no ha comenzado a los 18 meses, eso es una señal de advertencia, indica CDC.

5. INTERESES OBSESIVOS

Los niños mayores con autismo de "alto rendimiento" pueden obsesionarse con un tema específico, como el clima o un equipo de béisbol, dice Pandey.

"Eso es todo de lo que hablarán y todo lo que harán", dice.

4. NO RESPONDE A SU NOMBRE

A los 12 meses de edad, la mayoría de los niños mirarán hacia arriba o responderán cuando alguien los llame por su nombre. Si un niño no lo hace, eso puede ser indicativo de autismo. También es posible que estos niños parezcan no escuchar a sus padres u otras personas, o que les cueste entender o seguir instrucciones o comandos simples.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

3. COMPORTAMIENTO ESTEREOTIPADO

Un niño con autismo puede quedar "atrapado" en ciertos hábitos, intereses o comportamientos, según el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver.

Por ejemplo, es posible que siempre desee sostener el mismo juguete, negándose a dejarlo de lado incluso cuando intenta jugar con otra cosa. O puede pasar mucho tiempo alineando autos u organizando objetos en un orden específico.

2. PÉRDIDA DE LENGUAJE O HABILIDADES SOCIALES

Los niños con autismo pueden parecer reacios a hablar o verbalizar aunque antes lo hayan hecho. Por ejemplo, un bebé que solía balbucear o hacer ruidos sin sentido podría detenerse a medida que crece.

Los niños con autismo también puede que se retiren de situaciones sociales a pesar de que solían parecer cómodos jugando con otros niños o alrededor de ellos, según el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver.

1. NO SEÑALA O RESPONDE A SEÑALAMIENTOS

Los niños típicamente comenzarán a señalarles cosas a sus padres a los 14 meses. Si un niño no señala aviones, perros u otras cosas interesantes, o si no mira las cosas que su padre está señalando, podría ser una bandera roja.

Fallar al saludar con la mano o al responder un saludo del mismo tipo es otra señal de advertencia, señala CDC.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

EL ÁCIDO FÓLICO Y EL AUTISMO

Son múltiples los beneficios que aporta el ácido fólico o vitamina B9 para la salud. Diversos estudios recomiendan su uso.

El ácido fólico se encuentra en las verduras de hojas verdes, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos y vísceras de animales. Se pierde durante la cocción y el almacenamiento de los alimentos. A diferencia de otras vitaminas hidrosolubles se almacena en el hígado y es utilizada según se necesite.

El ácido fólico ayuda al desarrollo cerebral:  La vitamina B9 o ácido fólico interviene en el correcto desarrollo del cerebro del feto, proceso que no finaliza hasta años después del nacimiento del niño.

Imagen tomada de: Shutterstock

Imagen tomada de: Shutterstock

"Por eso hay que tratar que el nivel de ácido fólico materno sea mantenido en todo el embarazo y en la lactancia", explica el doctor Francisco Estaca, ginecólogo de la clínica La Milagrosa de Madrid.

Incluso un estudio realizado en SUNY Downstate Medical Center, en Nueva York y publicado en la revista "American Journal of Clinical Nutrition" concluye que su carencia puede aumentar el riesgo de autismo en el niño.

Leerás más beneficios del ácido fólico aquí.

ⓘ La información contenida en este artículo no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este POSTS.AMOMAMA.ES es para propósitos de información general exclusivamente. POSTS.AMOMAMA.ES no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Artículos relacionados
Salud Apr 21, 2019
Las señales de abuso infantil que todos los padres deben conocer
Jan 17, 2019
Padres comparten desgarradora historia sobre la rara y fatal enfermedad de su hijo de 2 años
Crianza Mar 08, 2019
Mamá soltera revela las batallas cotidianas de criar a tres niños con autismo
Mascotas Mar 08, 2019
Perros ayudan a niños con autismo a mejorar su lectura