"Me siento culpable, he pensado en el suicidio": el padre de Gabriel un año después de su muerte

Ha pasado un año desde la muerte del pequeño español y sus padres hablan nuevamente con la prensa sobre el terrible suceso.

En un hotel de Almería se reunieron los padres de Gabriel, el niño asesinado en España por su madrastra en marzo del año pasado, con los medios de comunicación y durante el encuentro el papá del pequeño reveló que pensó en el suicidio.

A propósito del aniversario de la muerte de Gabriel, Patricia y Ángel, los padres del niño decidieron responder algunas cosas a la prensa.

Patricia convocó a los medios para conversar sobre detalles del caso en el que Ana Julia Quezada, la que era novia del padre del pequeño, fue acusada del asesinato.

“Nos habéis pedido muchas entrevistas y no teníamos tiempo ni medios para atenderos uno a uno; así que hemos preferido montar esta tertulia para que sepáis cómo estamos".

La madre del pequeño dijo que "no he vuelto a mi casa" y con voz temblorosa expresó: “sigo de baja porque yo tenía un trabajo de cara al público y me dan ganas de salir corriendo cuando me pongo delante de un micrófono. Tampoco pude volver a mi casa, me tuve que ir a una de las afueras”.

LO MÁS IMPACTANTE

Sin embargo, lo que más impactó a los periodistas fue la revelacón que hizo Ángel sobre sus sentimientos después de la muerte de su hijo.

El padre de Gabriel agregó que siente una gran culpa y que incluso ha pensado en el suicidio.

“Si yo no hubiera empezado esa relación, a mi hijo no le hubiera pasado nada. No me podía imaginar que alguien pudiera hacer una cosa así, que yo me fuera a trabajar y ella asesinara a mi hijo. Me siento muy culpable, pienso en que si yo me hubiera dado cuenta de algo… Hasta he pensado en el suicidio".

Los padres del recordado ángel, siguen recibiendo la ayuda de profesionales que los guían en el camino de la superación de su pérdida y los orientan para que puedan lidiar con la ausencia de su hijo.

QUE SE INVESTIGUE OTRA MUERTE

Patricia y Ángel están pidiendo a las autoridades que incluyan en el proceso de investigación, la muerte de la hija de cuatro años de Ana Julia Quezada ocurrida en Burgos.

"Todo el historial de lo ocurrido en Burgos, haya prescrito o no, tiene mucho que ver con el caso de nuestro hijo", consideran los padres de Gabriel. 

La niña de cuatro años murió al caer por una ventana en 1996 y, a pesar de las dudas, el caso se cerró como una muerte accidental.

EL SUCESO

Gabriel tenía ocho años el 27 de febrero de 2018 cuando desapareció a las tres de la tarde en las cercanía de la casa de su abuela en Las Hortichuelas (Níjar), donde iba a pasar el puente del Día de Andalucía.

Tras una búsqueda de 12 días, la Guardia Civil detuvo a Ana Julia Quezada mientras trasladaba el cuerpo del pequeño.

Por los momentos, los padres insisten a la prensa, la necesidad de que no se publique nada que pueda llevar luego a la defensa a solicitar un juicio nulo porque el ruido mediático.

Y sobre el perdón hacia la autora del asesinato, Patricia dijo que para que exista perdón, tiene que haber "arrepentimiento real", y que no ha visto en Quezada una "sola pizca de arrepentimiento".

LA SUPERACIÓN

Sobrellevar el asesinato de un hijo, para Ángel Cruz parecía imposible. Aunque, él ha encontrado un refugio entrenando a un equipo de fútbol muy especial.

Se trata de un grupo de 40 personas con discapacidad intelectual de la Unión Deportiva Almería. Gracias a ellos ha logrado seguir adelante mientras reclama justicia para su hijo.

DESGARRADORA CARTA

Cuando se cumplió un mes de que el pequeño Gabriel Cruz fuera asesinado por su madrastra. Su madre biológica, Patricia Ramírez, lo recordó con una emotiva carta.

Como se recordará, Gabriel Cruz, un niño español de ocho años, fue encontrado muerto en la maletera del vehículo de su madrastra a inicios del mes de marzo del año pasado.